Dulce Celeste, artista que busca dignificar a la mujer con su obra

Dulce Celeste, artista que busca dignificar a la mujer con su obra

PERFIL Y OBRA

  La artista visual binacional que busca dignificar a la mujer con su obra

 

Por Ana Patricia Valay

 Versátil y extremadamente creativa, pero sobre todo con un bello mensaje de optimismo por transmitir en sus obras, así es Dulce Celeste una mujer que se ha ido abriendo paso entre los críticos del arte, pero también entre aquellos que sólo saben disfrutar y valorar, la armonía y la belleza de lo artístico.

Originaria de Hermosillo, Sonora, Dulce llegó a Tijuana siendo una jovencita de 18 años, para estudiar diseño de modas, que aunque la ejerce poco, cuando imparte clases en su alma mater, esto le ha servido también para impregnar sus piezas de originalidad, con un matiz lleno de color, texturas, y combinación de técnicas.

Pero, ¿cómo empezó su desarrollo artístico?… Pintando paredes

Contrario a lo que haría la mayoría, la mamá de Dulce, le dejó que utilizara las paredes de su cuarto como un gran lienzo.

“En mi casa me apoyaban mucho, claro, mientras estuviera estudiando, todo estaba perfecto” (ríe)

“Algo que a mi me inspiró mucho, es que desde chiquita mi mamá me dejaba pintar en las paredes de mi cuarto, y me decía: ‘haz lo que quieras’, entonces yo dibujaba mis monitas o flores desde que estaba chiquita, o sea, hacia mis murales en mi recámara, y luego llegaban y me lo pintaban otra vez de un mismo color, pero me dejaban ser libre; hasta mis puertas me dejaban rayar por dentro”

 

Seguro tu mamá vio algo especial en ti, ¿no, crees?

—Ella dice que me entretenía mucho, y que por eso me dejaba; porque yo no veía tele sino que dibujaba. ¡A ella le parecía bien! … “y la verdad, yo sí lo pensaría muy seriamente con mis hijos”, dice soltando la carcajada.

 

¿Y qué encontrabas al pintar?

—Yo creo que paz, un refugio.

 

¿Desde que estabas pequeña?

—Sí. La verdad es que siempre he sido muy inquieta, y me mantiene tranquila estar dibujando y diseñando.

En la secundaria, Dulce entró a concursos de pintura, ganando algunos, como uno en San Luis Potosí donde se pintó un mural de su diseño. Terminó la prepa y la carrera.

“Terminé la universidad después de sufrir tanto”, dice, “pues nunca me gustó mucho la escuela ni lo académico, y mi meta sólo era terminar para dedicarme a lo que realmente me gusta.

 

¿Y tenías claro a qué te querías dedicar?

—¡Sí!, y era al arte.

 

¿Cuándo lo tuviste claro?

—A los 14 años ya estaba segura de que eso quería.

 

Su preparación

Mientras hacia sus estudios universitarios en diseño de moda, estudiaba con el master del retrato, el artista Marcos Brambila en Tecate. Luego estudió Artes visuales en la Universidad de Sonora hasta que regresó a Tijuana.

Fue ahí cuando Dulce empezó a trabajar en Casa Valencia donde conoció a la mosaicista Aída Valencia, quien sin duda influenció su trabajo, pues durante 6 años le tocó ver su obra, y a veces ayudarle: “y ella me enseñó a hacer mosaico”, dice, “ya después tomé cursos”.

Dulce Celeste García ha participado con su obra en el ArtWalk del 2006-2010, en la Galería Casa Valencia y en la Jolla, en el ‘Festival del Vino y el Arte’.

Actualmente se prepara estudiando una maestría en Diseño de Imagen Corporativa,

“Quiero ver cómo vender este producto de una manera más amplia, en

eventos de arte e internet. Busco tal vez poner un Taller-Galería, que funcione como escuela de arte. Son pequeños destellos, pero para allá voy”.

 

—¿Y cómo te inspiras para hacer tu obra?

—En la vida diaria. Hay tiempos donde pinté colecciones completas de flores

y era cuando curiosamente estaba viviendo momentos muy estresantes. Tengo por otro lado una línea de puro romanticismo y mucho amor, porque en ese periodo me sentía así.

 

Dulce es casada y tiene tres niños

¿Cómo combinas el ser artista con tu familia?

—Pues me costó mucho trabajo porque cuando estaba

embarazada todo fluía, pero luego empecé a disminuir la cantidad de piezas,

hasta que dejé de ponerme trabas y me dije: ‘Sí puedo y tengo tiempo’, y me empecé a rodear de gente que me ha ayudado mucho. Mi esposo me ha apoyado al cien, y ante todo, y Dios es mi inspiración.

Su obra es mucha y muy diversa. Utiliza materiales muy distintos, así como técnicas:  Óleo, Acrílico, Tintas, Madera, Vidrio en Mosaico, Herrería, y Vidrio Soplado.

 

Tu obra es muy colorida.

—Sí, me gusta el color. Se me figura que si Dios es luz e ilumina todo, entonces hay mucha vida.

 

¿Y cómo describirías tu obra?

—Como la mezcla de lo que he vivido: del diseño, de la escultura, y de

la pintura a la vez. Me encanta el brillo que tiene el vidrio (mosaico).

Mi obra es como si tratara de unir todo lo que me gusta en cada pieza.

Lo que busco con mi obra es que cada quien tenga en casa, aquello que le recuerde sus prioridades y sus objetivo. Que el mensaje sea: no te preocupes; que te recuerde lo importante de la vida. Que en general te deje algo positivo.

 

Veo que a la mujer la pintas mucho y haces continuamente esculturas de ella, ¿cuál es el mensaje que quieres dar sobre nosotras?

—Yo a la mujer la veo muy oprimida y muy discriminada. A veces nos hace falta recordar quienes somos; que somos hijas de un Rey; que lo creamos realmente, que somos merecedoras.  A veces en las pinturas se denigra mucho a la mujer. La usan para vender un producto, pero yo quisiera que fuera más que eso en una pintura.

¡Somos reinas!

 

 

 

 

 

 

Comentarios

comentarios