Dr. Mauricio Levine

Dr. Mauricio Levine

Un médico que se rodea de gente positiva, alegre y trabajadora.

 

Por Ana Patricia Valay

Tarea nada sencilla es para un profesionista, salir adelante fuera de su país de origen donde el idioma es distinto, y hacerlo además con un éxito tal, que sea considerado uno de los más prestigiados médicos con especialidad en Ginecología y Obstetricia de San Diego.

Este es el caso del Dr. Mauricio Levine, un hombre con una visión muy clara de lo que quería en su vida, lo que lo ha llevado al triunfo profesional, sin dejar de lado su vida personal.

Revista Mujer Actual platicó con él y esta es nuestra charla.

 

¿Doctor, cuéntenos un poco de su historia?

—Nací y crecí en la Ciudad de México, y después estudié en la UNAM (Universidad Nacional Autónoma de México), respetada mundialmente y con profesores de primera calidad. Los cuatro años que curse en la facultad de Medicina realmente fueron desafiantes, interesantes y divertidos.

 

¿Hay otros médicos en su familia?

—Sí. De hecho dos de mis tíos influyeron en mi carrera profesional. Mi tío el Dr. Luis Kogan, Urólogo, y mi tío Ñoma Kogan (QEPD), gineco-obstetra, quien fue el primero en confiar en mí, al permitirme trabajar a su lado mientras yo era estudiante.  El observarlos de cerca, viendo como familiares y amigos los llamaban, y confiaban en ellos y en sus consejos, me inspiró a seguir ese mismo camino de servicio a los demás.

 

—Dr. seguramente hay quien se va a inspirar en su historia y querrá estudiar la carrera de medicina. ¿Qué valores considera que se necesitan para poder salir avante en una carrera tan demandante?

—Considero que lo primero que se necesita es tener perseverancia. Al igual que cualquier otra profesión, hay que estudiar y seguir adelante, sin importar cuan difícil sea el camino. También se requiere de profesionalismo. Todo médico debe mantener la confidencialidad en su relación médico-paciente. De la misma manera debe sentir empatía, ser respetuoso y justo, y tratar a todos los pacientes por igual, ya que nuestra obligación es tratar al paciente, no juzgarlo.

—El médico debe ser atento, y escucharlo cuidadosamente. Además, debe ser estudioso, para siempre estar al día en su campo, y enterado sobre los avances científicos, médicos y tecnológicos relacionados a su especialidad.

 

 Oiga Doctor, y  ¿qué nos puede platicar  sobre su exitosa experiencia de trabajo  en San Diego?

—La vida nos presenta oportunidades y uno decide si las toma, así que yo me arme de valor, y hoy en día, después de muchos años, estoy aquí en Chula Vista con una hermosa familia y un consultorio médico exitoso.

—Tuve la fortuna de conocer a mi esposa, la mujer que me ha acompañado y apoyado durante toda mi carrera. ¡Hemos formado una buena vida juntos!  Después de terminar nuestros estudios en la ciudad de México, nos casamos y nos fuimos a Baltimore, Maryland para continuar nuestra preparación profesional.

— Poco a poco las circunstancias se fueron acomodando de tal manera que nos pudimos acercar un poco más a nuestras raíces, idioma y cultura.  Las puertas se nos abrieron para podernos establecer en la ciudad de  Chula Vista.  Con respecto a triunfar  y tener un negocio propio, vuelvo a lo mismo: todos tenemos la capacidad de triunfar en lo que queramos hacer con nuestras vidas. Es cuestión de tener claridad en nuestros propósitos, y perseverancia.

—Muy importante también es rodearse de gente positiva, alegre y trabajadora. Soy afortunado en tener un equipo de trabajo que ha estado conmigo por muchos años, y el éxito de mi práctica profesional depende completamente de éste; desde la recepcionista, las asistentes médicas, enfermeras,  técnica de ultrasonido, y administradora. A todas ellas, mi profundo agradecimiento y respeto. Ellas son quienes con su atención al detalle, y su labor incansable, me permiten seguir atendiendo a mis pacientes día a día.

 

Dr. ¿ y qué nos puede decir de su vida familiar y de su carrera profesional?

—Mi familia es lo más importante para mí. A pesar de que mi profesión  me exige mucho, siempre he tratado de pasar tiempo con mi esposa e hijos. Me gusta  poder participar en sus vidas,  y estar presente en sus actividades. Traté de enseñarles con el ejemplo, que la vida es para gozarla, y que tiene que haber un balance entre trabajo y familia. Debo agradecerles su paciencia y comprensión, ya que en mi profesión, siempre hay emergencias que  obligan a toda la familia a ajustar nuestros horarios y planes. Estoy muy orgulloso de mis hijos, de sus logros en los estudios y el deporte, de sus éxitos personales y profesionales, y de las personas adultas que ahora son.

 

—Dr. y ¿por qué eligió su especialidad como ginecólogo?

—Esta especialidad dentro de la medicina, es una especialidad alegre; principalmente la Obstetricia.

—En la gran mayoría de los casos, mis pacientes no están enfermas- están embarazadas- emocionadas de formar su familia y traer nueva vida a este mundo maravilloso. Mi consultorio es un lugar feliz, donde las pacientes llegan contentas, y se van aún más alegres cuando nacen sus hermosos bebés.  Me enorgullece ser parte de esa experiencia, donde puedo ayudarles a crecer sus familias, que como yo sé por experiencia propia, son la mayor bendición que uno puede recibir.

 

¿Algo más que nos quiera compartir?

—¡Claro!  me da mucho gusto recibir a pacientes que llegan al consultorio para ser atendidas, quienes no hace mucho tiempo fueron esas bebés que ayudé a traer a este mundo.

—Esas bebitas, ahora son mis pacientes también. Me satisface saber que las futuras abuelitas tienen confianza en mí, y me honran permitiéndome atender a sus hijas con el cuidado prenatal completo y personalizado, que mi equipo y yo proveemos con tanto cuidado y responsabilidad.

 

Comentarios

comentarios