Dr. Juan José Parcero

Dr. Juan José Parcero

Una vida de servicio, entregando el corazón por sus pacientes

 

POR ANA PATRICIA VALAY

El éxito nunca llega fácil… Alcanzarlo exige pasión, trabajo arduo y constante, y entrega total, pero jamás llega solo, sino acompañado de mucho sacrificio. Es por ello que aunque los 27 años del Dr. Juan José Parcero como cardiólogo especializado en cardiología intervencionista, han rendido frutos, pues entre otras muchas cosas el médico tijuanense ha sido elegido este 2018 para formar parte del Paseo de la Fama en Tijuana, ello ha requerido de muchas horas de desvelo, capacitación continua, investigación, y del trabajar más allá de sus fuerzas.

Hoy que platicamos con él para conocerle un poco más de su trayectoria y legado, nos dice que si no fuera por su esposa, la también médico Marissa Ortiz Lagardere, no hubiera llegado tan alto.

 

¿Cómo has podido sortear los obstáculos que lleva en sí el éxito?

— Yo creo que esto de sortear obstáculos es porque para que yo haya podido llegar a donde he llegado, con toda humildad lo digo, es porque conmigo siempre ha estado una mujer enorme: mi esposa.

Se le quiebra la voz, se le llenan los ojos de lágrimas… se contiene y toma unos segundos para seguir hablando.

— Si alguien se ha sacrificado es ella. ¿Cuál es el lado triste de la historia?  El lado bonito es que te reconozcan todo lo que hagas, pero lo más triste es que sacrificas lo que más quieres, y la verdad que ella se merece un monumento como mujer, porque ha sido el soporte de todo y ha estado ahí, y de alguna manera me ha impulsado. Además me ha soportado, ha tolerado mis frustraciones, y lo triste es que te das cuenta que a quien le robas la atención es a ella, y gracias a ese mujerona que tiene la capacidad de absorber tanta cosa, y sobre todo el hecho de que la haya relegado. Ya le prometí que ahora mi propósito es ser el mejor de los esposos.

— Nunca me ha gustado eso de que la mujer está detrás de. No, atrás no, a veces enfrente, a veces a un lado, a veces abajo, y no en sentido peyorativo, sino que a veces abajo porque está ahí cargándote.

Juan José Parcero ha dejado huella profunda e imborrable en Tijuana. Es precursor de la medicina moderna. A él se le atribuye la apertura de las primeras salas de hemodinamia en la ciudad, y de practicar los primeros cateterismos y procedimientos de intervención percutánea, innovando con esas técnicas,  evitando así los riesgos de las cirugías a corazón abierto, que era lo que se estipulaba en aquella época.

El ambiente médico siempre le fue extremadamente familiar a Juan José, dado que su padre es un profesional de la medicina muy reconocido en la región, aunque él es médico general y se inclinó por la administración pública, sin embargo fue claro para él que lo suyo era la cardiología.

 

¿Y por qué cardiólogo?

— Cuando empiezo ya como estudiante, pues ves el lado triste de la medicina. Yo nunca hubiera podido ser pediatra, veo a un niño con un tumor y se me parte el alma.  Creo que tienes que tener una inspiración distinta, y que a lo mejor hubiera sido un pediatra deprimido. No me hallaba. Algún tiempo de estudiante, también pensé en ser cirujano plástico, hasta que en el ISSSTE tuve la experiencia de que

llegó un paciente muriéndose y con un dolor intenso a terapia intensiva. En aquel entonces no había cateterismo ni nada, y me dice el médico de base, que lo monitoreara y se le puso un medicamento que logra deshacer los coágulos, y en cosa de 20 minutos el Sr. ya estaba como si nada.

—Yo lo vi como milagroso en ese momento, y me dije: ‘yo voy a hacer eso, esto es lo que necesito’. Fue algo que me impactó mucho y me quise dedicar a dar esperanza de vida.

 

Innovando para el mundo desde Tijuana

Ha habido dos momentos clave en la vida profesional del Dr. Parcero. Obtuvo dos reconocimientos otorgados por su trabajo al implantar células madres en pacientes con insuficiencia cardiaca. La Asociación Nacional de Cardiólogos de México le entregó el Premio Nacional de Investigación, y por el mismo estudio CADECI, el Congreso Anual de Cardiología Internacional le otorgó el Premio Nacional.

Con el estudio que encabezó se elaboró el protocolo inicial para México y Latinoamérica. “Hace un par de años, publicamos resultados finales. El 80 por ciento de los pacientes mejoraron su función cardiaca en un 10 por ciento, que es muy bueno”.

Sus mayores satisfacciones como médico se las han dado sus pacientes que han establecido con él un vínculo profundo. “El vínculo con los pacientes cuando impactas de alguna manera positiva es muy fuerte. Te viven eternamente agradecidos”.

Hoy, el Dr. Juan José Parcero busca disfrutar más a su familia, a su esposa y a sus dos hijos, aunque seguirá buscando salvar vidas, y entregando el corazón por sus pacientes.

 

En Breve…

Libro Favorito: La Odisea

Artículo Indispensable: Un estetoscopio

Música Favorita: Soft Music

Mayor Fortaleza: Resiliencia

Mayor Debilidad: Ser Workaholic

Frase favorita: La verdad nos hará libres

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios

comentarios