Don Arturo González, uno de sus retos, es que una mujer llegue a presidir el Club Campestre

Don Arturo González, uno de sus retos, es que una mujer llegue a presidir el Club Campestre

HOMBRES DESTACADOS

 Empresario Tijuanense

 

Por Ana Patricia Valay

 Don Arturo González, Presidente de Club Campestre de Tijuana desde hace poco más de 10 años, es un exitoso tijuanense, padre de familia, y tiene un matrimonio sólido de 36 años; además cuenta con una amplia trayectoria en el ámbito empresarial, que ha puesto en alto el nombre del estado y la ciudad.

Es y sigue siendo un hombre de retos, quien se ha propuesto entre otros, el que una mujer presida por primera ocasión dicho Club Social.

Aquí les compartiremos un poco de su historia, en reconocimiento a su labor a lo largo de los años.

 

Porqué ser Empresario

Arturo González quien ha vivido siempre en Tijuana, es Administrador de Empresas, egresado del TEC de Monterrey. Su interés por los negocios sin duda, lo despertó su mismo entorno familiar.

“Tengo la dicha de tener unos padres ejemplares que nos enseñaron a trabajar desde muy jóvenes. Mi padre siempre tenía todo bien acomodado y muy limpio en su negocio, y eso nos dio una lección y aprendizaje de cómo buscar que se desarrollen las cosas. Desde muy chico me llevaban a trabajar, primero en la tienda y después en el negocio de bombas y calderas”.

Poco tiempo después de egresar de la carrera, Don Arturo decidió crear sus propios negocios. “Me involucré en la construcción de casas habitación, y luego de locales comerciales y centros comerciales”.

 

¿Se batalla cuando se decide emprender?

—No es fácil ser empresario, y eso es algo que se debe facilitar, no solamente por el grupo empresarial, sino también por parte de los gobiernos, porque en la medida en que la gente joven se incorpore a las actividades económicas, es en la medida en que Tijuana va a prosperar y va a crecer bien.

 

¿Si hiciera una retrospectiva de aquellos tiempos, qué tanto ha cambiado Tijuana?

—¡Mucho! a mi me tocó cuando nos llevaron de campamento por el

cerro colorado y no había absolutamente nada; todo estaba despoblado. De los 60s a la fecha, Tijuana ha tenido un crecimiento exponencial, pero también ha crecido con un poco de desorden; con rezago en infraestructura que tenemos que buscar abatir.

 

¿Y cómo se fue involucrando como presidente de cámaras?

—Fue circunstancialmente. Participé en la Asociación de Ferreteros, y posteriormente me metí a la CANACO Tijuana de Consejero, y al siguiente año fui nombrado Presidente por un periodo de 2 años. Luego busqué la presidencia de la CONCANACO, y también estuve dos años ahí.

—También fui consejero nacional de INFONAVIT, IMSS, y NAFINSA, y participé en varias reuniones importantes en el ámbito nacional e internacional.

 

¿Y en esa faceta, cuál considera como de sus más importantes logros?

—Cuando llego, la CONCANACO estaba totalmente desunida y con una gran deuda; logramos recomponer eso, liquidar pasivos, reunificar a la confederación y volver a ser parte del Consejo Coordinador Empresarial Nacional, lo que se había dejado dos años atrás.

 

Otra de sus facetas

Don Arturo González tiene poco más de 10 años presidiendo el Club Campestre de Tijuana que cuenta con 800 miembros y 5 mil usuarios, y donde se celebran muchos de los eventos más importantes de la ciudad. Un lugar por el que tiene un cariño muy particular.  “Mis papás son asociados desde 1950, y muchos de los socios, son de segunda y tercera generación. El Club ya va a cumplir 70 años, y  se empieza a trabajar en reacondicionar otra vez los campos que se habían perdido.

La Mujer y el Ámbito Empresarial

¿Cómo ve usted el liderazgo de la mujer en las empresas ?

—Esencial. Tengo tres hijas y son muy emprendedoras, y me entusiasma mucho ver eso; ver qué sean personas propositivas, personas de bien, y que vayan buscando el progreso. Considero que es importante que los padres inculquen a sus hijos que el género no debe importar en el desarrollo, sino las capacidades de cada quien.

Don Arturo me cuenta que en una ocasión le cuestionaron el por qué ninguna mujer había presidido el Club, “y le dije que a ver cómo le hacia, pero que íbamos a buscar que una mujer se quedara de presidente del Campestre Tijuana, como debemos hacer en todas las cámaras.

Tenemos la obligación de abrir los espacios y las puertas para efecto de que participen más mujeres en todas las actividades: en política, en el ámbito empresarial, y en todos los organismos no gubernamentales; ese es un gran reto”.

 

¿En qué momento de su vida se encuentra?

—Estoy muy satisfecho, muy contento de lo que se ha logrado, aunque siempre faltará mucho por hacer ¿verdad?

 

¿Qué siente que le falta todavía?

—Bueno, a mi me gustaría contribuir más en mi ciudad, buscar que sea más próspera, más segura, y que haya más oportunidades para los jóvenes.

 

 

En Breve…

Libro Favorito: El Arte de la guerra

Artículo Indispensable: El celular

Música Favorita: La música moderna; rock mexicano.

Mayor Fortaleza: Mis convicciones

Mayor Debilidad: Tiendo a tratar de ordenarlo todo

Frase favorita: No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy

 

“Es importante que los padres inculquen a sus hijos que el género no debe importar en el desarrollo, sino las capacidades de cada quien”

 

 

Comentarios

comentarios