Disfruta las fiestas sin engordar

Disfruta las fiestas               sin engordar

POR LUCÍA CHAVEZ

En México, en promedio, una persona sube de peso 3 kilos durante el maratón Guadalupe-Reyes. Para algunos, esto puede llegar a ser hasta de 8 kilos.

¿Qué puedes hacer entonces, para no ser parte de las estadísticas? Aquí te comparto tres estrategias básicas para que conserves tu cintura.

  1. Bebidas

Es muy fácil perder de vista la cantidad de calorías que se pueden consumir en el transcurso de un día, cuando éstas vienen de forma líquida, las cuales, por cierto, no quitan el hambre. Entre el ponche, un chocolate caliente y un champurrado con aproximadamente 400 calorías cada uno, o un café “venti pumpkin spice” con 2 mil 100 calorías (¡más calorías que una hamburguesa!), es sumamente sencillo acumular kilos en muy poco tiempo.

Entre fiesta y fiesta, evita el consumo de todo tipo de bebidas que contengan calorías, de tal manera que disfrutes al cien por ciento, sin culpas durante la celebración. Y en las reuniones, sé consciente de lo que estás tomando. Si pasas toda la noche rellenando el ponche en lugar de limitarte a una o dos veces, seguro terminas con llantitas.

Evita también estar deshidratado antes de atender una fiesta, consumiendo bebidas sin calorías que además del agua natural, pueden ser: agua mineral con limón, tisanas, té o bien, café: sin azúcar, jarabes, sabores agregados o endulzantes.

  • Botanas

Durante las reuniones es común encontrarnos con diversidad de botanas al alcance de la mano, y terminar consumiendo más calorías sin siquiera notarlo.

Haz un esfuerzo por estar consciente de la cantidad de botanas que comes, ¡sobre todo si eres la anfitriona de la fiesta!, porque entre lo que pruebas, la “picadita”, lo que “limpias” de las sobras de las preparaciones, y luego, por supuesto, lo que comes de botanas, puedes llegar a consumir ¡más del doble de calorías en un día!

Si no eres la anfitriona, toma en cuenta que los bocadillos o tentempiés que son pequeños y que están divinamente decorados, son los más peligrosos para tu cintura. Son tan pequeños que para que sepan rico, están cargados de grasas, azúcar y sal. Obsérvalos, seguramente tienen cremas o salsas, o están envueltos en hojaldre. De ser así, déjalos pasar. No te van a llenar, y cada una de ‘esas bellezas’, puede contener las mismas calorías que un pastel. Además, las botanas te distraen de tener una buena conversación.

Enfócate en la plática con tus amigos y familiares, y deja pasar la charola.

  • Combina bien tus platillos.

Los platillos que se sirven durante esta época, se caracterizan por su alto contenido de azúcar y grasa, y también por contener muy pocos elementos nutritivos; esta combinación de azúcar con grasa termina en un ciclo vicioso de comer mucho más de lo que acostumbras, o de comer mal, y de aumentar el hambre y los antojos. ¿Has notado que aunque comas un pan de muerto con champurrado, y a pesar de la cantidad de calorías que esto incluye, te da hambre en poco rato, y además, lo que se te antoja es otra cosa con azúcar y grasa?

Para evitar este círculo vicioso, incluye proteína (carnes, huevo, yogurt), y grasas o aceites saludables (aguacate, aceitunas, mantequilla) en cada platillo. Al hacerlo de esta manera, aunque comas un carbohidrato (pan, pasta o fruta), vas a lograr reducir inmediatamente la cantidad de calorías que consumes durante el día, ya que reduces el apetito y el hambre, además de que matas los antojos.

Ve, diviértete, disfruta a tu gente, ¡deleita tu paladar!

Ahora ya sabes cómo evitar tener llantitas en estas fiestas navideñas. Por ti, por tu salud…

Comentarios

comentarios