Día de las Madres, mi mamá, siempre será mi madre

Día de las Madres, mi mamá, siempre será mi madre

Día de las madres, mi mamá,
siempre será mi madre

Por Becky Krinsky

 

No importa cuántos problemas tenga con mi madre, al final del día, ella nunca dejará de ser mi mamá. Su amor siempre será especial.

El amor y la dedicación que tiene una madre por sus hijos no se le puede comparar con ningún otro tipo de relación. Una madre ama sin preguntar, da sin esperar, entiende sin saber, acepta sin condiciones y llora en silencio, cuando nadie le puede secar sus lágrimas.

 

Aunque ser mamá no es fácil

Ser madre no es una labor fácil; tampoco es una cuestión heroica, simplemente es un privilegio que regala la vida y que trae mucha responsabilidad. Una mamá siente el grado más alto de satisfacción al ver crecer a sus hijos, y nadie celebra más sus éxitos que ella.

Hay momentos en la vida que ser mamá, es el mejor estado de la vida. Otras ocasiones, ser madre… es complicado y hasta doloroso, sobre todo cuando hay enfermedades, pérdidas o luchas de poder sin sentido.

A pesar de que no hay seres perfectos en este mundo, los hijos quisieran ver a su madre como una persona ideal, que hace todo lo que debe, que nunca se equivoca, ni se enferma y mucho menos, se enoja por ninguna razón.

Desde luego, que esa idea es una fantasía, irreal e imposible. Como cualquier persona, la mamá no es la excepción. Ella es un ser humano que tiene sentimientos e imperfecciones.

En realidad, las mamás no siempre dicen lo que deberían, ni actúan como a los hijos les gustaría.  De hecho, más de muchas veces, la madre querida comete indiscreciones, se equivoca o hasta llega a ser un poco imprudente. Haga lo que haga, nunca lo hace por molestar, y mucho menos para causarle problemas a sus hijos. Después de todo, ellos son su tesoro más preciado.

 

Se les suele tratar con rudeza

Una madre olvida muy rápido los berrinches, los caprichos y los reproches de sus hijos. Sin embargo, cuando un hijo se enoja o la critica, lo hace con dureza y hasta en ocasiones con crueldad, ya que asume que su madre puede resistir todo lo que le dice o le hace, y sabe que su amor nunca lo va a perder.

No hay nada más triste que ver a una madre sufrir por sus hijos, sobre todo cuando ellos se  llenan de orgullo o se les ha endurecido su corazón.

Como madre es difícil entender que a ese pequeño, amoroso que un día la vio como el ser más importante de su mundo, de repente la detesta y la trata con indiferencia. Es triste ver cómo actúa con despecho o con ingratitud.

¿Cómo se le pudieron olvidar tantas risas o las caricias que  algún día recibió, así como las noches desveladas, los anhelos compartidos y los sueños proyectados…?

¿Será que decidió borrar de su mente todos los buenos recuerdos? ¿Puede ser que todo lo que un día tanto aprecio, se le pudo llegar a olvidar? ¿El amor de una madre NO es suficiente para trascender el rencor o los resentimientos?

Por supuesto que sí, tarde o temprano los hijos saben que no hay un amor más grande, más puro y más fuerte que el amor de su madre.

No importa qué tipo de relación se tenga, sin duda la relación con la madre es una relación especial, necesaria e importante.

 

La receta

Mamá

Ingredientes:

  • Amor incondicional – Aceptación sin preguntas, apoyo en todo momento
  • Caricias – Cariño, ternura, paciencia, etc.…
  • Confianza – Valor y fortaleza que nutren el alma
  • Ejemplo – Integridad para actuar, valores congruentes
  • Tiempo compartido – risas y lágrimas, noches desveladas

 

Afirmación Positiva para validarse como madre:

Soy una mujer muy afortunada, tengo el privilegio de dar vida y criar a mis hijos con amor; hago lo mejor que entiendo y les doy a mis hijos lo que tengo y puedo, para que tengan una buena vida. Sólo yo soy responsable por mis acciones, y soy el mejor ejemplo que puedo ser. Ser madre me da una misión y un propósito especial en mi vida; agradezco la oportunidad que tengo de ser Mamá.

 

Una Madre es: 

  1. El privilegio más grande de ser mujer. Dar vida, poder dejar huella, y convertirse en un ejemplo digno a seguir, es quizá el título más noble en la faz de la tierra.
  2. Una Guerrera invencible. Lucha sin parar, asegurándose que a sus hijos no les falte nada. Es una amiga a quien no es necesario hablarle, ya que ella comprende los silencios.
  3.  La Mujer que nos regala raíces y nos ofrece alas para volar.  Nos hace sentir la persona más importante del mundo, nos toma la mano y nos cubre todo el corazón. Nos dedica su vida y alma entera. Sin importar su cansancio y dolor, limpia las penas y se regocija de los éxitos.

 

“Hay sólo una madre perfecta en este mundo, y cada quién tiene la suerte de tenerla.” 

 

Comentarios

comentarios