¿De verdad tienes hambre o es ansiedad? Aquí te lo decimos

¿De verdad tienes hambre o es ansiedad? Aquí te lo decimos

Evita comer de más, responde a estas preguntas y entérate si de verdad tienes hambre

 

Por  REDACCIÓN MUJER ACTUAL

Comer cuando tienes hambre y detenerte cuando estés satisfecha es algo que llamamos: instinto de supervivencia y sentido común. Sin embargo, muchos hemos comprado papitas para ver Netflix o un chocolate antes de una presentación de trabajo. En conclusión: todos vemos a la comida como algo más que gasolina.

Y aunque esto sea completamente normal, es recomendable eliminar los lazos emocionales que tenemos con ella, especialmente si quieres cuidar tu peso. Obviamente, es más fácil decirlo que hacerlo.

 

¿Has comido algo en las últimas horas?

Desayunar y sentirse hambrienta una hora es más común de lo que te imaginas. Podrías sentirte poseída por la necesidad de comer, lo que sea, cada 2 a 3 horas. Pero si verdaderamente estuvieras hambrienta después de comer, es posible que te alimentes con cosas pobres. Alimentos con proteína y fibra requieren suficiente tiempo para ser digeridas, dejando una sensación de saciedad.

Sé que no es fácil comer bien, pero si no empiezas a hacerlo ahorita, jamás tendrás la voluntad necesaria.

 

¿Estás de mal humor?

Aunque generalmente pensamos que comer con base en nuestras emociones, es algo malo, estar de mal humor es señal de hambre. Identificar la diferencia puede ser complicado, incluso con personas conscientes de sus hábitos. Y si no estás segura de si tu cuerpo necesita comer, o si es tan sólo un antojo, toma un vaso de agua y espera 10 minutos. Si el hambre sigue ahí, tienes la respuesta.

 

¿Estás mirando la televisión?

Una vez que asociemos 2 cosas, como ver la televisión y comer, será difícil eliminar el hábito. Entonces, cuando estés lista para echarte un maratón de tv, automáticamente querrás comer algo. En casos así, es súper importante salirse del modo “piloto automático” para evitar antojos que no existen y botanas que afectan tu peso. Aunque no es fácil, y suele tomar bastante tiempo, es importante estar consciente de la asociación entre la televisión y la comida, para romper el hábito. Y para eliminar el vacío, masca chicle o toma té.

 

¿Estás estresada?

Si has abierto la bolsa de papas unas horas antes de tu presentación de trabajo, o después de haber discutido con tu novio, entonces ya sabes porque estás comiendo. Ya sea por el sabor o la sensación de “morder algo”, sentirás alivio instantáneo, aunque temporal.

Desafortunadamente la comida no eliminará la tristeza, ni mitigará la ansiedad. Tampoco ofrece apoyo emocional. Como el alcohol, lo único que hace es ofrecer un alivio pequeño.

Si lo que quieres es sentirte mejor, medita por 5 minutos, haz un poco de ejercicio, ve videos que te gusten o escucha música. Cuando dudes sobre tus antojos, tómate unos segundos para preguntarte por qué te está dando hambre.

Comentarios

comentarios