¡Cuidado con los juegos en mesas giratorias! La sensación de los juegos como “Charlie, Charlie” y/o la Ouija

¡Cuidado con los juegos en mesas giratorias!  La sensación de los juegos como “Charlie, Charlie” y/o la Ouija

Por Padre Jorge Echegollén Flores

Parte 1

 

Queridos amigos, este mes en esta columna de la opinión religiosa, permítanme hablarles de un tema poco tratado entre nosotros, porque se podría prestar a sensacionalismo o deseo de satanizar cualquier cosa que surja como moda entre los jóvenes, sin embargo en esta ocasión siento la imperiosa necesidad de dar una pequeña reflexión sobre los juegos tipo “Charlie, Charlie”, que pegó tanto en muchas partes del mundo y que aparentemente son inofensivos y que son causa de mucha polémica, entre aquellos que dicen que es el mismo Diablo que se mete al mundo y a las almas bajo estas prácticas y entre aquellos que se burlan diciendo que es sólo un jueguito que tiene explicación física.

 

Ahora bien, sea lo que sea, es necesario hablar de una buena vez de lo que piensa la fe católica sobre estos fenómenos. Veamos detenidamente el caso y lleguemos a una conclusión teológica y bíblica del por qué hay que estar alerta.

 

1) ¿Qué son las mesas giratorias?

Estos juegos constituyen los dos medios tradicionales de la comunicación espiritista con los difuntos. Representan dos fenómenos semejantes: a) La “raptología” (“raps”= golpe), que se manifiesta mediante golpes, y los valores numéricos asignados a los mismos en consonancia con el alfabeto.

 

b) La “Tipología” en cambio (“tiptos” =toquecillos) mediante automatismos motores que transmiten los mensajes en forma motriz. En estas sesiones la afirmación de la identidad de las inteligencias, que se manifiestan no puede tomarse nunca en serio, ya que la disposición apriorística de los experimentadores influye en el resultado, que viene determinado por su propia cosmovisión.

 

Estos juegos son utilizados para invocar espíritus de personas muertas para tratar de conocer cosas o bien predecir el futuro, cosas que están en contra de Dios.

 

No quisiera dejar pasar en hacer una seria advertencia ante la frivolidad con que algunas personas se entregan a este tipo de “sesiones”, tomándolas como juego o entretenimiento, y que sufren luego las consecuencias, algunas veces irreparables, de desequilibrios psicológicos o manifiestas psicópatas de difícil curación.

 

2) Sobre el caso del juego “Charlie, Charlie”

Ni existe un demonio Charlie, ni fue un niño que murió asesinado, se trata simplemente de la promoción de la película “La Horca (Charlie, Charlie)” de Warner Brothers. En la película un grupo de estudiantes intentan recrear una obra de teatro escolar en la que muere el protagonista, de nombre Charlie.

 

El reto arrasó el mes pasado en redes sociales, en donde miles de videos de jóvenes realizando el juego fueron subidos. Inclusive un exorcista habló sobre el reto, etiquetado con el hashtag ‪#‎CharlieCharlieChallenge, y un grupo de científicos explicó a la BBC por qué los lápices se mueven al jugar.

 

La práctica de este juego es simple, cómo lo demuestran los cientos de videos difundidos en internet. Consiste en colocar dos lápices o bolígrafos, uno encima de otro, en forma de cruz, sobre una hoja de papel donde se encuentran escritas cuatro opciones, una en cada esquina dejadas por el cruzado.

 

Después, supuestamente, se invoca al espíritu de “Charlie Charlie” para que este responda la pregunta planteada con el bolígrafo o lápiz colocado en la parte de arrib

Comentarios

comentarios