CUIDA TUS EMOCIONES Y PREVIENE EL CÁNCER DE MAMA

CUIDA TUS EMOCIONES Y PREVIENE EL CÁNCER DE MAMA

 

Por Ana Patricia Valay

 

Creo que todos hemos sentido ese coraje e impotencia al enterarnos que un ser querido cercano, amiga, compañero, esposo, hermana, etc. ha sido diagnosticado con cáncer.

¿Qué pasa? Pareciera una epidemia. Ahora todo mundo (así sentimos) ¡está enfermando! Pero, ¿qué si nos dijeran que el cáncer se puede prevenir? Haríamos lo que fuera para impedir que llegue a nuestras vidas.

Lo extraño es que la medicina tradicional y el sistema nacional de salud sólo se enfocan en el aspecto físico de la persona, pero no en todo lo que conforma al ser humano: no se da un tratamiento integral a la enfermedad, y por ende no se enfoca en la prevención.

Pero aquí te queremos compartir lo que el oncólogo, Dr. Homero Fuentes de la Peña, presidente de Prooncavi, ha encontrado tras un estudio de investigación que realizó durante 15 años, entre 5 mil 300 mexicanas con diversos cánceres aunque el de mayor incidencia es el de mama, (del 60%), pero también de cáncer ovárico, del cuello del útero, del colon, de próstata, de pulmón y linfático (linfoma no hodgkin).

 

— DR., ¿CÓMO ES QUE SE PUEDE PREVENIR UNA ENFERMEDAD COMO EL CÁNCER?

— Lo podemos prevenir de una manera relativamente sencilla, y digo relativamente porque implica primero que nada, tener el conocimiento de todos los orígenes que esta enfermedad presenta.

— En primer término tenemos que tener claro que el cáncer es inherente a la naturaleza de los seres humanos. No se requiere tener un antecedente genético. De hecho sólo de un 5 a 10 por ciento de las mujeres con cáncer de mama tienen el antecedente genético. El resto no lo tiene. Esto te habla de que de un 90-95% de las pacientes con cáncer de mama son esporá- dicos. Son multifactoriales.

— Y esta multifactoriedad está dada por factores biológicos, psicológicos, sociales, emocionales no resueltos.

 

—¿QUÉ ES LO QUE TENGO QUE HACER PARA PREVENIR EL CÁNCER?, ¿CUIDARME EN QUÉ ÁREAS?

— En mi área física, tener una nutrición óptima. Tener un organismo vigilado. Tener una serie de estudios y exámenes que se hacen en el proceso de prevención y de enfermedades de riesgo, y en el área psicoemocional resolver todos estos círculos que muchas veces están ahí. Y justamente uno de ellos es la violencia.

 

—¿QUÉ TIPO DE VIOLENCIA ES LA QUE PUEDE REDUNDAR EN UN CÁNCER?

— La violencia en muchos sentidos. La violencia desde el seno familiar. La violencia y el abuso muchas veces de tipo sexual, que se correlaciona notablemente con el cáncer ginecológico o cáncer mamario. Es bastante común.

— Y si logras armonizar a ese ser humano, cuando logras el equilibrio entre tu hemisferio dominante y el no dominante, y haces a un ser humano biológica, psicoemocional, social y espiritualmente armónico, la posibilidad de que descienda el índice de cáncer es notable.

 

DR., Y ¿QUÉ ENCONTRÓ EN SU ESTUDIO?

— Encontré correlaciones claras entre el cáncer y ciertas conductas, o con círculos no cerrados, o con abusos sexuales y deficiencias nutricionales, o con situaciones de menosprecio personal y relaciones en función del auto-estima de las propias personas.

— Personas que guardan ira, resentimiento, frustración, por ejemplo, o que tienen un manejo de estrés incorrecto, son mujeres y hombres susceptibles al cáncer. Y si una vez que lo llegas a padecer no corriges esto, es mucho más fácil que recaigas cuando no lo corriges.

— Con los resultados del estudio, no sólo fui el primer sorprendido, sino beneficiado de esto, porque me di cuenta que mi práctica tiene que ser enriquecida. Que no se puede limitar a la atención simple del consultorio. Que el médico tiene que salir de las aulas. Tiene que salir de los hospitales. Tiene que salir de los consultorios, a las comunidades y tenemos que sembrar la semilla de la duda para que la atención del sistema de salud cambie.

 

CASO VERÍDICO LA VIOLENCIA DETRÁS DEL CÁNCER

Cecilia García es una sobreviviente del cáncer, que está en etapa de remisión. Ella nos comparte lo que estaba sucediendo en su vida, antes de que le diagnosticaran cáncer.

“Es muy claro en mi caso, que la enfermedad que yo padecí de cáncer, fue un proceso que yo viví de estrés, un proceso que viví de maltrato (no precisamente físico pero sí emocional) donde se te baja tu autoestima, donde te sientes inútil, insegura, donde sólo eres utilizada para trabajar, hacer, y servir. No te das cuenta que ya caíste en un círculo de enfermedad y que empieza a subir tu presión, empiezas a no poder dormir, empiezas a sentirte mal física y emocionalmente y tratas de hacer lo que puedes tomar pastillas para la presión, pero el mal está adentro”.

“El daño emocional, el daño que se ha guardado aunque sigues tratando de hacer lo mejor que puedes, tiene que terminar en un mal resultado que es el cáncer, porque guardaste mucho rencor, tristeza, soledad, desamor. Se da igual en el hogar o en el trabajo. Este es un llamado de alerta a las mujeres, a las personas en general de que su vida es importante. Que no se permitan malvivir, sino tratar de salir adelante, de recibir un apoyo, de recibir un consejo o una terapia”.

 

PROONCAVI

TELÉFONO >> 687 48 20

PORTAL >>  www.proncavi.com

Comentarios

comentarios