¿Crees que los adultos también hacen berrinches?

¿Crees que los adultos también hacen berrinches?

RECETAS PARA LA VIDA

  

POR BECKY KRINSKY

 

Los berrinches no tienen edad ni fecha de expiración. En realidad no sólo los niños hacen berrinches, hay mujeres y personas adultas que son especialistas en hacer maniobras complicadas con el fin de salirse con la suya. Los caprichos vienen en todas las edades y en cualquier momento de la vida.

Hay que reconocer que cuando una persona es berrinchuda, simplemente lo es, y no tiene edad límite para dejar de ser caprichosa. No existen circunstancias que puedan hacerle reaccionar o hacerle cambiar de opinión, porque cuando se tiene la necesidad de imponerse para conseguir lo que se desea, nada ni nadie se puede meter en él camino.

Este tipo de personas sienten que el universo gira a su alrededor y que nadie es tan importante como para que ellos tengan que considerar su opinión o sus necesidades.

 

¿Y cómo son los Berrinchudos?

Los berrinches son desagradables y poco tolerables, pero hay momentos que además de todo, son ridículos. Es el colmo que una persona adulta manipule y se enterque en ver, hasta dónde sus narices le llegan. Es increíble que ignoren su intransigencia, y su necesidad de ser atendidos y consentidos.

Pedir una disculpa está completamente fuera de cualquier posibilidad. Aceptar que el otro tiene un punto de vista válido, IMPOSIBLE. Reconocer que uno está imponiendo su opinión por supuesto que NO es parte de su entendimiento racional. Ellos viven en un mundo distinto, donde son los únicos que saben qué es lo mejor para todos.

Una de las características principales con este tipo de personas es que necesitan validación continua. Están tan ocupadas con sus problemas, que emocionalmente se encuentran imposibilitados para considerar a las personas que están a su alrededor.

No tiene nada de malo tener ganas de hacer lo que uno quiere, de hecho es importante hacerlo.  Sin embargo, si esto implica lastimar a otros, dejar de considerar o no tener prudencia, quizá el berrinche sea un síntoma de un problema más serio. El egoísmo es una enfermedad que ciega y lastima las relaciones personales, y a la larga crea personas insatisfechas y deprimidas.

 

Una de las causas del berrinche es NO saber

Reconocer y tratar las emociones personales

Es importante aprender a reconocer las emociones personales y saberlas manejar de una manera positiva. La frustración, el enojo o cualquier otra sensación incómoda, son sentimientos legítimos que no tienen edad ni terreno, surgen en cualquier momento y afectan a todos por igual.

Es probable que estos adultos berrinchudos carezcan de herramientas para poder manejar las situaciones que les crean incomodidad o frustración, por lo que creen que su voz es la única que importa.

Es más fácil callar, ignorar o darles por su lado, que luchar para encontrar razón lógica. La energía, el desgaste emocional y las discusiones no valen la pena. Uno siempre saldrá perdiendo.

Cuando se trata de personas así de caprichosas es necesario buscar nuevas alternativas, ya que ellos son manipuladores extraordinarios que han aprendido a salirse con la suya pase lo que pase.

 

La receta

Cómo tratar con berrinchudos

Ingredientes:

  • 1 pieza de reconocimiento – aceptar que ellos no van a cambiar.
  • 1 rebanada de flexibilidad – buscar maneras creativas para dialogar.
  • 2 tazas de valor y fortaleza – no someterse a los chantajes o manipulaciones.
  • 1 cucharada de integridad – ser leal a los principios morales a pesar de todo.
  •  2 sobres de compasión – reconocer que no tienen herramientas necesarias.

Recomendación del chef:

 Es necesario cambiar el foco de atención para evitar que la persona se emberrinche y pierda la noción de la realidad.

 

Cómo manejar los berrinches:

  1. Es imposible hablar de razones cuando se habla con una persona berrinchuda. Es importante saber que no se trata de tener la razón, sino de saber cómo manejar la situación. Ser inteligente, prudente y muy creativo son ingredientes que pueden ayudar a la relación.
  2. El punto de partida con una persona berrinchuda es siempre validarlos, darles la razón y de allí iniciar a negociar. Por más irracional que parezca, cuando uno se deja de pelear con un manipulador, siempre se abren las posibilidades para poder negociar y encontrar beneficio mutuo.
  3. La batalla ganada con un berrinchudo es la batalla que nunca se inicia. Hay que evitar llegar al punto de irritar o confrontar a una persona manipuladora, ya que sólo se incrementará el enojo, se creará frustración y nada se podrá resolver.

 

 

“Callar, no pelear, y buscar un diálogo en otro momento,

No es darle la razón a una persona berrinchuda, es ser inteligente

y saber controlar una pelea innecesaria”

 

Comentarios

comentarios