Cómo se transforman los fracasos en victorias

Cómo se transforman los fracasos en victorias

Aprender del fracaso puede ser una de las mejores experiencias de vida, si se logra aprovechar la lección

POR BECKY KRINSKY

Existen  personas que pueden darle vuelta a su fracaso casi de inmediato, y encuentran nuevas posibilidades para conseguir lo que buscan, cuando las cosas no salen como esperaban. Esta actitud sin duda es una gran virtud. Sin embargo, la mayoría de las personas antes de poder cambiar, ajustar sus acciones y enfocar su atención, se frustran, se enojan, y muchas veces se dan por vencidos más rápido de lo que deberían.

La frustración y el enojo son los  primeros sentimientos que surgen cuando las cosas no cumplen con las expectativas deseadas. Estas emociones paralizan la mente, obstruyen la visión y confunden a la persona, evitando que puedan  reaccionar de una manera positiva y efectiva.

Desafortunadamente el fracaso es necesario, si lo que uno se propone es triunfar.  

El fracaso es sinónimo de experiencia, de persistencia y de resistencia. Al etiquetar el esfuerzo fallido como una oportunidad para aprender, se logra cambiar la visión y se adquiere un permiso particular para poder equivocarse y fallar sin resentimiento o culpa, por lo que el fracaso se torna en un reflejo dorado bajo una luz positiva que permite añadir fortaleza para conquistar sus sueños.

El fracaso no es una condición permanente, de hecho es más prudente considerarlo como un puente transitorio que confronta las debilidades propias, y las pule con el fin de corregirlas y mejorarlas.

El temido fracaso es un marcador que indica los caminos recorridos que no llegaron a ningún sitio. Abre los horizontes para explorar nuevas avenidas. Más aún, el fracaso intensifica el deseo de la victoria, al punto de que invita  a encontrar nuevos motivos para volver a intentarlo, hasta poder triunfar.

Bien se dice que todos los inicios son difíciles. Para lograr lo que uno se propone tenemos que intentarlo varias veces. Es casi imposible obtener el éxito deseado a la primera y sin equivocarse.  Para que los errores sirvan de maestros,  hay que aprender a escucharlos sin justificarlos, ni pelearlos.

Es de sabios reconocer que no se tienen todas las respuestas, y que hay personas que tienen otras cualidades que pueden ayudar. La persona que quiere triunfar sabe cuándo y a quién le debe de  pedir ayuda, y toma los consejos que le ofrecen. Lo que para uno puede ser un reto casi imposible, quizá para otro es sólo una acción ordinaria que no requiere de mucho esfuerzo, por lo que su visón simplifica la complicación de uno.

 Es vital transformar el fracaso en una victoria para que la vida tenga sentido.  Hay que aprender a ver más allá del enojo y la frustración, tener el valor para escuchar a otros y reconocer que no es tan grave cuando uno equivoca.  

El fracaso sólo  es una perdida cuando no se puede aprender algo de él.

La receta

Del fracaso a la victoria

Ingredientes:

  • Valor- Fortaleza para reconocer los errores, cambiar el camino y mejorar las acciones.
  • Perspectiva – Visión panorámica de la situación.
  • Determinación – Insistencia y constancia para triunfar.
  • Confianza y Fe – Convicción y seguridad personal para levantarse y luchar.
  • Actitud positiva – Enfocar la atención en lo que se puede aprender, con gratitud y alegría.

 Afirmación Positiva:

Voy a lograr lo que tanto deseo, puedo prosperar, y voy a ver de frente a mí la victoria. El fracaso no me da miedo, ni me detiene para triunfar. Tengo la fortaleza que necesito para volver a empezar. Voy a aprender de mis errores y reajustar mis acciones. Me alineo con mi deseo para conquistar mis sueños.   Agradezco las enseñanzas y las posibilidades que me llegan para conseguir el éxito que busco.

 Cómo aprender del fracaso:

  1. Si cometes un error no lo escondas, enfréntalo. Reconoce donde estuvo la falla,  habla con la gente que te pueda ayudar, escríbelo y dale seguimiento Reconoce quien fue el responsable, y si fuiste tú, no te avergüences, asúmelo, aprende y supéralo.
  2. No temas a equivocarte. Acepta el riesgo y recuerda que el éxito es tu otra posibilidad.  El fallar solo mejora las posibilidades para lograr una victoria más sólida, aclara tus objetivos y fortalece tu determinación.
  3. El fracaso es sólo un escalón más para conseguir la victoria deseada. El fracaso aclara y enseña lo que no funciona; también fortalece  el carácter. En cada fracaso se llega a identificar otra cuestión que hiciste mal, y te hace consiente para no repetir tus mismos errores.

Comentarios

comentarios