Coleccionan sonrisas en Fundación para la Protección de la Niñez

Coleccionan sonrisas en Fundación para la Protección de la Niñez

Bien dicen que los niños son el futuro de México, pero tristemente en la actualidad existen muchos en condiciones de vulnerabilidad que los ponen en riesgo, aunque por fortuna desde hace casi 23 años nació la Fundación para la Protección de la Niñez cuya misión es proporcionar bienestar y alegría a la infancia menos favorecida de México.

La Fundación para la Protección de la Niñez nació en diciembre de 1990 luego que los señores Romero Arzamendi dejaron un patrimonio para que se creara esta fundación, por lo que su hijo Raúl Romero hizo realidad este sueño de apoyar a los niños que más lo necesitaran, comentó Martha Malagamba, encargada de Procuración de Recursos de la fundación.

A la fecha son más de dos décadas de experiencia, de apoyar económica y técnicamente a todas aquellas instituciones que buscan incidir eficazmente en la dinámica socioeconómica y cultural de los niños abandonados y/o población en situación de vulnerabilidad para mejorar sus condiciones de vida, comentó, logrando que los niveles de subsistencia en los que se encuentran, se mejoren sustancial e integralmente.

Dijo que actualmente, la fundación cuenta con dos oficinas ubicadas estratégicamente en el Distrito Federal y en esta ciudad, donde tan sólo en el 2012 se vieron beneficiadas 6, 200 familias, 8, 575 adultos mayores, 31, 130 adultos, 14, 410 jóvenes, 104, 450 niños y 630 organizaciones.

Áreas atendidas

En la Fundación para la Protección de la Niñez atienden cinco áreas: necesidades básicas, educación, fortalecimiento institucional, salud y cultura, deporte y recreación, todo con el fin de brindar atención y bienestar a la niñez, puntualizó.

“Nosotros somos un puente, buscamos un recurso y lo canalizamos a instituciones que trabajan directamente con la niñez o con la población en general, porque también apoyamos familias y adultos mayores, aunque nuestro enfoque principal sigue siendo los niños”.

La fundación promueve y gestiona redes de donadores y voluntarios cuyos esfuerzos son canalizados de manera transparente y profesional a los organismos de la sociedad  civil, continuó, basándonos en una metodología participativa y enfocada en hacer valer los derechos de la infancia.

“El enfoque principal de la fundación son las necesidades básicas y el fortalecimiento institucional, es decir, los apoyamos en cuanto a infraestructura para que tengan mejores instalaciones y puedan brindar mejor servicio a la población que atienden”, manifestó.

Dijo que quienes deseen realizar un donativo es necesario que se pongan en contacto con la fundación para que les digan con qué recursos cuentan, qué quisiera lograr con ese donativo y a quién se quieren enfocar, porque finalmente el donante es el que decide hacia dónde se canaliza su apoyo.

Filantropía y conciencia social

En Fundación para la Protección de la Niñez tienen un objetivo muy claro: generar filantropía y conciencia social, pues en la actualidad existen muchas necesidades y problemáticas que apoyar, consideró Martha Malagamba.

“Tanto la comunidad como los donantes ya le damos más valor a la filantropía, no nomás damos por dar sino que nos hacemos responsables de a quién le damos y por qué le damos y qué logramos con eso”, agregó, “hay que hacerse responsables no sólo las organizaciones que atendemos a los niños sino también los donantes para que realmente el proceso sea transparente, eficiente, responsable y que realmente genere un valor a quien está recibiendo y a quien está dando”.

Las organizaciones a las que apoyan tienen que estar registradas en la fundación para poder recibir apoyo; para su registro es necesario que estén legalmente constituidas, que tengan dos años trabajando, entregar el curriculum del director, entre otros requisitos.

Coleccionan sonrisas

Coleccionando Sonrisas es un programa de la Fundación para la Protección de la Niñez; es el primer programa social en internet que maneja un sistema novedoso de red de donativos a través del cual la persona puede mejorar la calidad de vida de la niñez de México en situaciones vulnerables.

“Al inscribirte, donar y ser parte de este programa, ayudas y te diviertes, ya que por cada donativo mensual recibes puntos, los cuales puedes intercambiar por convivir con artistas o líderes de opinión y por cientos de productos y servicios.

Dijo que lo más importante es que la persona puede invertir sus puntos en “sonrisas” para los niños, haciendo posible que asistan a eventos culturales-recreativos y conviviendo de esta manera con distintas personalidades.

Al ser parte de Coleccionando Sonrisas, la persona apoya los programas de la fundación y a su vez a transformar la vida de muchos niños.

Si desea apoyar a la Fundación para la Protección de la Niñez puede acudir a Calle Salvador Novo no. 1071, Zona Río, o bien, llamar a 684 23 18.

 

Comentarios

comentarios