Cirujano Dentista DEMETRIO LANDEROS LÓPEZ

Cirujano Dentista DEMETRIO LANDEROS LÓPEZ

 

Cuidando la sonrisa de Tijuana y más allá de sus fronteras.

 

“Siempre podemos aportar algo.  Podemos poner nuestro granito de arena. Prevenir y Concientizar, primero en el  núcleo familiar y de amigos, y luego haciéndolo más extensivo”, afirma el Dr. Demetrio Landeros.

 

Por Ana Patricia Valay

 

A las ocho de la mañana en punto, como es su costumbre, ya está abierto el consultorio del Dr. Demetrio Landeros López, Cirujano Dentista de práctica general, y especialista en cirugía oral e implantes.

Al acceder a su oficina para nuestra charla a esa hora de la mañana, lo encuentro perfectamente trajeado, pues además de atender a sus pacientes, es catedrático con diez años en la docencia, e imparte conferencias sobre la importancia de la prevención en el cuidado bucal. Esa es su misión de vida más allá de ejercer su profesión.

Su esposa, Claudia Liliana Villalobos, también es odontóloga. Se conocieron en el aula. Trabajan juntos, pero ella maneja mucho la cosmética y la prevención, quirúrgica. Es padre de familia y tiene 3 hijos con quienes busca compartir la mayor parte del tiempo pues sus consultas de rigor, concluyen a las 4.

Aquí un poco de su historia, sus orígenes, pero sobre todo su misión: hacer conciencia entre la sociedad y entre los futuros odontólogos, sobre la importancia de la prevención.

 

Cachanilla – Tijuanense

“Hice la carrera en la UABC”, me cuenta, “vine a hacer el examen de odontología porque no había la carrera en Mexicali. Yo soy de la capital del estado, y ahí hice hasta la prepa, pero un amigo me comentó del examen, y dije: ¡vamos a hacerlo! pues a mi me interesaba estudiar eso. Incluso yo pase, y él no”.

Posteriormente la especialidad en cirugía oral, que tiene que ver con todo lo referente a la cavidad oral, la hizo en la Universidad de Guadalajara a principios de los 80’s. Su otra especialidad en implantes dentales, la cursó en SD California.

 

—Y, ¿Por qué eligió ser dentista, Dr.?

— Fíjate que la hermana de este amigo, tenía su consultorio junto a la línea en Mexicali, e íbamos a ayudarle. Y nos poníamos a hacer cositas que nos pedía ella, y de ahí me interesó. Tenía la inquietud de otras carreras, me gustaba publicidad, pero mi papá me dijo: ¡No! de eso no te vas a mantener, (dice riendo), y bueno vi que le iba muy bien a ella y dije, ‘ésta puede ser una carrera interesante para desarrollar’.

 

¿Y su especialidad en cirugía oral, por qué la eligió?

—Fíjate que tuve un maestro que influyó muchísimo en mi decisión. La materia de cirugía máxilofacial, era parte de la carrera, y yo iba al seguro para las prácticas con el Dr. Conrado Noriega, maestro QEPD, y ahí fue donde me gustó la cirugía pues envuelve un poco más la parte médica.

 

—Dr. tengo la impresión de que poco o nada, cuidamos nuestros dientes, y de que no hay mucha prevención, lo cual es básico para la apariencia de una persona, ¿no?

—Es que cuando hablamos con alguien, el centro de nuestra atención, está en este pedacito de la cara. (y el Dr. se señala ojos, nariz y boca). Estamos hablando e interactuando y estamos fijando nuestra atención en ello. Pero parecería que nos gusta más atender más el padecimiento y solucionarlo, que prevenirlo.

—No se está consciente de que en un contexto social, la estética vende, nos hace agradables;  las personas nos ven de otra manera.

 

¿Oiga Dr. y si no se atiende a tiempo alguna cuestión, puede llegar el momento en que ya no exista remedio?

— Pues sí, porque entonces ya no es prevención, es solución, reparación del daño y resolverlo. Y habrá ocasiones en que será muy difícil. Hay quienes se quieren atender teniendo todos los recursos, pero que tienen hecho pedazos todo, y por otro lado, aquellos que no tienen recursos, y tienen un montón de problemas ¿Ahí qué haces?

—Por eso creo también que hay que hacer un poco de labor social. No todo es lo económico. Pero si habrá situaciones con riesgos quirúrgicos, procedimientos nada cómodos, y sobre todo caros, a los que se llega cuando no hubo prevención.  Ahí pues sería importante pensar:  Prevengo, y prevengo también mi bolsillo, y evito dolor y molestias, que es a lo que más le tememos de ir al dentista.

 

—Y ¿Cuál es su recomendación Dr. en cuanto al cuidado que debemos tener con nuestros dientes?

—En todos los lugares se dice que se debe visitar al dentista cuando menos una vez al año, pero eso es como un slogan, porque en realidad hay personas que lo vamos a necesitar dos o hasta tres al año. Aquí interviene mucho el organismo, cada persona es distinta: influye el PH del organismo y la saliva, o la falta de higiene adecuada.

 

¿Qué consejos nos puede dar para un cuidado preventivo?

—Mira, la gente se rige como con un manual ¿no?, y el cuidado debe ser individualizado. La técnica no es igual para todos. Hay gente que jamás ha ido a una consulta y está en perfectas condiciones. Pero otras personas con tensión emocional, una alimentación rica en carbohidratos y azúcares,  serán mucho más propensos a las lesiones o enfermedades dentales.

—Se debe de ir al dentista para que el especialista les haga un plan personalizado, de acuerdo a sus necesidades. Para revisar la higiene, la placa bacteriana, las técnicas de cepillado; para que no gastes una fortuna en rehabilitarte. ¡No hay nada como el mantenimiento!

 

¿A qué tan temprana edad se debe traer a los niños al dentista?

—Buena pregunta.. lo que pasa es que la prevención en los niños viene desde la casa. Una vez que el niño tenga la erupción de sus primeros dientitos, la mamá tiene  que aplicar la técnica adecuada para cepillar a niños. No se usa cepillo sino una gasa con agua, para limpiar bien y frotar bien los dientitos.

—Al consultorio los pequeños pueden llegar desde los 2 a 3 años, para que cuando menos, se les empiece a sensibilizar. Aunque sea una visita muy cortita, de 5 minutitos. Hay que indicarle al niño en su propio lenguaje, con dibujitos para qué pueda entender el proceso, cuál es la forma correcta de cepillado.

El Dr. Landeros ha asumido una verdadera misión en la vida. La de una vocación magisterial, enseñando a las nuevas generaciones y a la sociedad en general en foros, en torno al tema de la prevención y la norma oficial mexicana.  Permanece en capacitación continua, y sostiene un compromiso social, más allá de su ejercicio profesional.

Un hombre sin duda destacado que ha puesto muy en alto el nombre de Tijuana, por su profesión, recibiendo también al turismo médico, proveniente de Estados Unidos, que confían plenamente en él.

 

Para que nos demos una idea de la falta de prevención en el cuidado dental.

Las estadísticas de la Asociación Dental Mexicana refieren que:
La Presencia de Caries está en un:
95%
a los 16 años
69% en niños de 10 años
40 % en niños de 4 años
y en un 31 % en niños de 1 año.

 

En Breve:

Libro Favorito: “Médico de cuerpos y almas”
Artículo Indispensable: Cepillo dental
Música Favorita: Nouveau Flamenco
Mayor Fortaleza: La familia
Mayor Debilidad: La falta de tiempo para hacer más cosas.
Frase favorita:  El corazón y no la razón, siempre han determinado, el destino de la humanidad.

 

Smile art tj
Dlanderos57@gmail.com
Facebook: demetriolanderoslopez

 

Comentarios

comentarios