Cambios sustanciales en el proyecto “Futura Catedral de Tijuana”, Zona Río

Cambios sustanciales en el proyecto “Futura Catedral de Tijuana”, Zona Río

Por P. Jorge Echegollén Flores

(Primera de dos partes)

A mediados del año 2011, el equipo base del Proyecto de la Futura Catedral de Nuestra Señora de Guadalupe decidió trabajar en dos puntos importantes: la imagen y el nombre definitivo de la obra y el diseño del mismo. El primero se refiere al nombre como tal: se decía durante muchos años “la nueva catedral de Tijuana” y se cambió a “Futura Catedral de Tijuana”, dado que no puede haber dos catedrales, como no puede haber dos palacios municipales, como si fueran dos gobiernos yuxtapuestos o coexistentes; sin embargo, estos detalles aunque no parecían importantes, se fueron haciendo más contundentes en su necesidad de aclaración. La Catedral es la sede del Obispo, lugar de gobierno y de toma de decisiones, primera iglesia de una ciudad, y ejemplo en su esplendor y liturgia; pero también lugar de enseñanza y por lo tanto de magisterio en consonancia con el Santo Padre (o sea el Papa) y en comunión con todos los obispos católicos del mundo. En este caso, el de Tijuana, nuestra querida ciudad, los cambios se han hecho lentamente, puesto que el Patronato en sí tiene ya 20 años y han pasado también tres obispos, los cuales han estado muy de cerca, desde la compra de terrenos, hasta los últimos detalles de la Capilla Cristo Resucitado, que ya está en funciones y que tenemos como primera capilla de toda la obra monumental.

Entonces, queda claro: Esta es la futura Catedral, por lo cual en cuanto se termine la obra (en 10 años aproximadamente, si Dios quiere) la Catedral del centro, que además es parroquia se convertirá en Templo Expiatorio, dicho esto por el mismo Sr. Arzobispo de Tijuana, Don Rafael Romo Muñoz. Expiatorio significa lugar donde se orará particularmente por el perdón de los pecados de una ciudad o de un país; (expiar viene de hacer penitencia por los pecados de los demás, ofreciéndose a sí mismo como víctima agradable a Dios, por el bien de las almas).

Un segundo aspecto, como dijimos anteriormente, es en sí el cambio radical en el modelo de la Nave Central así como detalles del atrio, donde estarán además de un Basamento con oficina de información, un Baptisterio (lugar-iglesia para bautizar) y un campanario que podrá ser testigo y vigía a la vez, en la ciudad más lejana de la Capital de nuestro País: Tijuana, lugar de encuentro y de paso de tantas familias y migrantes de todo centro américa, así como del mismo México; meta de tantos sueños y trampolín de muchos otros; ciudad donde confluyen las culturas, los idiomas, las religiones, etc., necesita definitivamente un templo grande, noble y hermoso que embellezca la ciudad y que sea lugar de encuentro social, religioso, migratorio de nuestro entidad. Las catedrales no sólo fueron iglesias para el culto y la liturgia, sino fueron centros culturales de las urbes y de las antiguas ciudades medievales.

*El autor es presbítero y director del Proyecto de la Futura Catedral.

Comentarios

comentarios