Bullying : Los padres formadores de niños agresores

Bullying : Los padres formadores de niños agresores

Por  Psic. Mayra Medina De Hijar

La agresión en los niños va disminuyendo y transformándose durante los primeros años de su vida escolar, conforme aprenden a relacionarse y a compartir con otros de su edad, o bien, cuando comienzan a desarrollar la amistad. Sin embargo, mientras este tipo de agresión va disminuyendo, surge otro tipo de agresión, una más hostil y encaminada a dañar a otra persona. Este fenómeno social, es el denominado “bullying: o acoso escolar.

En la preadolescencia, los agresores suelen ser dominantes, temidos, respetados, admirados, incluso encantadores ante los adultos pero no así frente a sus víctimas, pudiendo también ser bastante populares entre los demás. La agresión en el bullying tiene como finalidad: demostrar dominio, control, reafirmar el poder, ganar admiración o como respuesta a un ataque real o imaginario.

El bullying puede ser:

a) Físico: Golpes, patadas, puñetazos, daño físico y/o a objetos pertenecientes a la víctima.

b) Verbal y no verbal : Amenazas, insultos, burlas, críticas, gestos, posturas y movimientos.

c) Relacional o emocional : Aislamiento, rechazo, chismes, difamaciones, generalmente a espaldas del acosado.

d) Ciberbullying : Colocar en redes sociales o sitios web comentarios o imágenes de la víctima.

e) Sexual : Aplica en cualquiera de los anteriores, bajo un contexto sexual y/o de género.

Paternidad formadora de niños agresores

Hablar sobre bullying provoca opiniones encontradas, unos dirán que es exagerado el tema, cuando en generaciones anteriores eran simplemente: “cosas de niños”, “un juego”, “carrilla”, etc. otros dirán que los responsables son los medios de comunicación, pero la gran mayoría coincidirá en que el niño acosador proviene de una familia agresiva, con abusos presentes, carente de atención y afecto hacia el menor.

Pues bien, el bullying puede estar presente por aspectos genéticos en la conducta agresiva, además del ambiente social y familiar del niño, sin embargo, como decía anteriormente, puede pensarse que los niños acosadores los forman unos padres demasiado violentos y represores, mucha razón hay, pero es sólo una parte de la realidad.

Trixia Valle, escritora, conferencista y Directora General de la Fundación en Movimiento, A.C. en la lucha en contra del bullying, dice: “…el maltrato familiar no es la única causa de conductas violentas en los niños, un 90% los casos de bullying son resultado de la sobreprotección y el consentimiento desmedido por parte de los padres (…) los niños con conductas agresivas y acosadores suelen provenir de familias que carecen de reglas, donde los niños crecen sobreprotegidos y consentidos, o con una disciplina demasiado severa. Son niños que nunca tienen consecuencias, que sus padres los defienden de lo indefendible, que los justifican de todas sus conductas; nunca es su culpa, siempre es de alguien más, lo que los convierte en adultos irresponsables, mentirosos, manipuladores, que siempre harán lo que sea para salirse con la suya, rebasando todo tipo de límites.” (Valle, 2014)

Si usted se identifica como un padre con las características del texto anterior y además, le han notificado que su hijo es un acosador escolar, por favor, no permita que suceda ni fomente en la educación de sus hijos lo siguiente:

–       Actitudes egocéntricas.

–       Poca tolerancia hacia los demás.

–       Falta de respeto a las diferencias.

–       Apatía.

–       Falta de cooperación.

–       Comunicación poco efectiva.

–       Sobreprotección o descuido.

–       Y principalmente, no adopte los conflictos ni responsabilidades de él o ella.

Si logra revertir estos puntos en beneficio de su hijo, ya sea por usted mismo o con la asesoría profesional adecuada, estará formando a un hombre o a una mujer capaz de comprender al otro, de entender los motivos y las necesidades ajenas; que fácilmente y en cualquier etapa de su vida, podrá encontrar por sí mismo formas más maduras de participar responsablemente, sintiéndose y sabiéndose miembro importante de la sociedad en donde él, usted y los demás vivimos.

La autora es Psicóloga Familiar y de Pareja.

www.facebook.com/psic.mayra.medina

www.psicofamiliaypareja.com

Comentarios

comentarios