BELLAS Y BESTIAS

BELLAS Y BESTIAS

“Identifica si estás en una relación violenta, y ¡no seas parte de la estadística!”

 Por Mayra Medina De Hijar

La violencia se considera un crimen, entendiéndose ésta como: ¨…cualquier acción u omisión basada en el género, que cause daño o sufrimiento psicológico, físico, patrimonial, económico, sexual, o incluso la muerte, tanto en el ámbito privado como en el público.” (Ley General para el acceso de las mujeres a una vida libre de violencia, 2015).

Puede ser: FÍSICA (golpes, empujones, forcejeos, etc.), SEXUAL (actividad sexual forzada), y de ACOSO (hostigamiento escolar, laboral, etc). Y aunque la VIOLENCIA EMOCIONAL, PSICOLÓGICA, PATRIMONIAL y FINANCIERA no se vean como conductas criminales, son tipos de violencia que pueden llevar a ello.

Las BELLAS

Las víctimas de violencia pueden ser de cualquier raza, sexo, edad, religión, condición social y educación. Tanto hombres como mujeres pueden ser víctimas, aunque predomina la violencia que se ejerce contra las mujeres. En cuanto a las niñas (os), de acuerdo a la Red para los Derechos de la Infancia, México ocupa el primer lugar en violencia física, abuso sexual, y homicidio en menores de 14 años, entre los 33 países integrantes de la OCDE (Cámara de Diputados, Boletín No. 5212, 2015).

Las BESTIAS

Tanto hombres como mujeres pueden ser agresores, ya sea la pareja, esposos o novios, algún familiar, un compañero de escuela o de trabajo, alguna autoridad escolar o laboral; personas conocidas, así como extrañas. Los agresores suelen mantener una imagen de “buen proveedor” o “amorosa protectora”. Presentan baja autoestima e inseguridad. Suelen negar su responsabilidad por la violencia ejercida, y tratan de racionalizar y/o justificar la causa, o culpar a la víctima de ser la o el causante (“lo hago porque te amo”).

Violencia en la pareja

En datos actuales del INEGI, el 93% de los abusadores son hombres. La violencia EMOCIONAL respecto a las otros tipos de violencia, es la que predomina (44.3%), y es causada por la pareja o esposo (43.1%). La violencia SEXUAL la experimenta el 35.4% de las mujeres, y el agresor no suele ser precisamente la pareja. Va desde la intimidación, el abuso sexual o el acoso sexual. Por su parte, la violencia FÍSICA está principalmente ligada a las agresiones de la pareja.

¿Tu relación es parte de la estadística?

  • Mujeres entre 20 y 39 años, están más expuestas a la violencia de la pareja u otro agresor.
  • Más del 63% de las mujeres entre 15 años y más, padecen violencia por parte de su pareja u otros.
  • El 68% de las mujeres de 30 a 39 años, han vivido al menos un incidente de violencia.
  • El 47% de mujeres mayores de 15 años que han tenido al menos una relación de pareja, matrimonio o noviazgo, fueron agredidas por su actual o última pareja durante la relación.
  • Entre 2011 y 2015, trece entidades tuvieron las tasas más altas en homicidios de mujeres, entre ellos: Baja California.

 Huele a violencia cuando…

  • Te cela de todos, incluso de familiares diciendo: “no sirven”, “te meten ideas”. Cuando intenta aislarte o limitar tu comunicación con ellos.
  • Su carácter es cambiante e inestable; se indigna y ofende fácilmente.
  • Somete y menosprecia a cualquiera que considera débil o inferior.
  • Pelea y discute en reuniones sociales, en la calle, al volante, en el cine, bares, etc.
  • Es grosero y ofensivo. Te pone apodos o etiquetas para menospreciarte, ridiculizarte y humillarte en público (lenta(o), comelón(a), tonta(o), sabelotodo).
  • Suele decirte: “estas loca(o)”, “son ideas tuyas”, para crearte confusión a propósito.
  • Te acosa e intimida provocando miedo, y/o te asalta sexualmente.
  • Absorbe y monopoliza tu tiempo.
  • Controla tus llamadas, redes sociales, y contraseñas; revisa tu celular y pertenencias.
  • Retiene tu dinero o lo limita. Condiciona el suyo hacia ti, o no informa de ingresos familiares.
  • Trata de impedirte tomar decisiones, o impone las suyas sobre tu ropa, peinado, uso de tu dinero, eleccón de un empleo, etc.
  • Espera de ti y de todos: la perfección.
  • Te culpa de sus problemas y los de la relación. Culpa en general a la sociedad y al gobierno por todo.
  • Si hay hijos, te manipula a través de ellos. Te culpa por sus actos y amenaza con quitártelos.
  • Si vivió algún tipo violencia en su familia de origen, cree que esa conducta es normal.
  • Utiliza cualquier amenaza (suicidio, “sin ti me muero”) o fuerza física para controlarte.
  • Deja muy claro los roles de género (“el hombre-rey”, “la mujer-debe” o viceversa).
  • Es completamente indiferente con lo que te pasa, te interesa, sientes, piensas o dices.
  • Cuando crees que porque pasó un vez y no es diario, ya no es violencia.

 

Si te identificaste en una o más de estas señales, y ya formas parte de la estadística, recuerda que la violencia toma muchas formas y puede ocurrir una vez o varias; llegando a ser mortal. Infórmate. Exprésalo con personas de tu confianza. Previene y atiéndete profesionalmente. Toma el control de tu vida, y no dés permiso creyendo que es por amor, o tan sólo porque tienes miedo de oponerte.

*La autora es Licenciada en Psicología Familiar y Psicoterapeuta Familiar y de Pareja.

www.psicofamiliaypareja.com

www.facebook.com/psic.mayra.medina

Comentarios

comentarios