Aproximaciones incorrectas a la Palabra de Dios en el mundo cinematográfico

Aproximaciones incorrectas a la Palabra de Dios en el mundo cinematográfico

*Consulta aquí la primera parte del artículo 

Segunda y última parte

Por : Padre Jorge Echegollén Flores

Nos hemos emocionado e inspirado hasta llegar al grado de copiar ejemplos o estereotipos en nuestras propias vidas, por lo cual es de suma importancia que la interpretación de la Biblia en el cine, sea la correcta y la justa, porque hay el peligro de que las mismas cintas se conviertan en caldo de cultivo de ideas ajenas a la Mente (Dios) del que inspiró a los hagiógrafos (escritores bíblicos-sagrados).

No voy a meterme en problemas de cómo la interpretaron los judíos, o los demás cristianos no católicos, sino que pondré énfasis en las películas que pasaron a finales del año 2014, en todos los cines de Estados Unidos y de México al menos, y manifestaré mi cruda crítica a las interpretaciones falsas de la Biblia desde mi punto de vista católico.

Cuando digo que Hollywood está lleno de directores “pro-illuminati-gnósticos” o “pro- ecologistas a ultranza”, vean simplemente el film extravagante de Noé (Noah) de Darren Aronofsky. La historia se alejaba tanto de las Sagradas Escrituras que ni siquiera las lastimaba, porque hay toda una visión malévolamente equivocada de Noé, la cual es totalmente de agnósticos llenos de sarcasmo al verdadero sentido de la Biblia y me atrevo a decir, de Dios. Noé parecía más bien un ecologista medio loco que utilizaba demonios buenos (hazme favor) para alejar a los que querían meterse al ARCA, y que estaba más dispuesto que Dios a exterminar a la humanidad para salvar a los animales (nada que ver con la Biblia). Además de una serie de tonterías y de mentiras. Lástima para el actor principal Russell Crowe, que no sale bien librado en el film.

Por último en “Éxodo : Dioses y Reyes” la revisión de la vida de Moisés a cargo del director de “Blade Runner”, está a mitad de camino entre esos dos films, el de “El hijo de Dios” y de “Noé”, con una serie de imprecisiones en el mismo vestuario (vestidos en Egipto como si fuera la Edad Media, por ejemplo). Por supuesto que Ridley Scott es anticatólico declarado, por lo cual no debería tener la Iglesia Católica mucho que juzgar porque es más bien la historia del pobre pueblo judío (“sufriente y doliente” como siempre) con Moisés, como protagonista principal, dado que este patriarca pertenece más bien al mundo general de la Biblia y no tanto del Vaticano, como si este se pudiera apropiar de los patriarcas, que en realidad son figuras sacras en tres religiones monoteístas importantes y únicas, como son el Judaísmo, el Islam y el Cristianismo.

Y digo sufriente pueblo judío, porque sin tampoco querer negar la “Shoa” o el Holocausto, como lo hiciera un Primer Ministro Iraní, hace 5 años, no hay película en el mundo de Hollywood y en general en el mundo del cine que hable mal de los judíos. Dígame una película que deje mal parados a los judíos, fuera de “La pasión de Cristo de Mel Gibson, por ejemplo; ¿por qué se le tiene miedo a los judíos? ¿Quizá por qué son los que pagan a los directores de cine y en definitiva mueven el pastel no solo en el cine, sino en sí el mundo de las finanzas en todo el orbe?

Las famosas plagas de Egipto en la película “Éxodo : Dioses y Reyes”, tienen por un rato al menos una explicación meramente naturalista; e incluso los primeros encuentros con Dios pueden existir acaso sólo en la imaginación de Moisés, a través de un niño más bien raro. En fin parecería que se presenta una historia de Moisés y del Éxodo que sugiere que Dios no existe.

Para terminar; en un artículo fabuloso que acabo de leer, “La fuerza de la Biblia en el cine” de Juan Orellana, encontré algunos puntos que nos pueden ayudar de verdad a entender lo que estoy diciendo; y son los 6 puntos de vista o acercamientos que le dan variadas corrientes en el cine a la Biblia y que próximamente en otro artículo describiré con más detenimiento, pero que son de sumo interés para aquellos que no nos queremos quedar solamente con las críticas de revistas o de eruditos en cine que no son creyentes. Juan Orellana Gutiérrez de Terán (Madrid, 1965) es doctor en Humanidades por la Universidad CEU San Pablo y licenciado en Filosofía por la Universidad Pontificia Comillas, Madrid, España, y encargado de Cine en la Arquidiócesis de Madrid, para tenerlo en cuenta.

 

Comentarios

comentarios