¡Anímate a regalar algo diferente!

¡Anímate a regalar algo diferente!

Por Psic. Gabriel Bello

Recientemente una mamá me comentó que no sabia qué regalarle a su hijo, estaba muy preocupada porque la única opción era una Tablet y no tenía dinero para tal cosa; tratando de justificar semejante gasto mediante argumentos como “ya ves que están de moda”, “ahora todo es electrónico”, “pobrecito de mi hijo todos sus amiguitos tienen”, “y si la saco en abonos”, etc.

Me quedo sorprendido del cómo hemos reducido los regalos navideños a dispositivos electrónicos; son magníficos regalos sin lugar a dudas, pero pregunto: ¿Será realmente lo que debemos hacer?, ¿limitarnos a juntar dinero para hacer una inversión significativa de algo que en el corto tiempo se convertirá en un problema?

Es cierto que las nuevas tecnologías (digitales) llegaron para hacer más cómoda, fácil y divertida la vida, sin embargo han modificado la forma en la que convivimos en casa, los dispositivos electrónicos y consolas de videojuegos están limitando la interacción familiar al punto que si queremos hablar con alguno de nuestros hijos, es más fácil hacerlo por chat que llamándolo a gritos dentro de la misma casa.

¿Dónde nos perdimos?, ¿qué hemos hecho para permitir que estas nuevas tecnologías literalmente controlen el tiempo de los hijos?

Quizá el factor principal sea tanta bondad o beneficio que estos aparatos junto con el internet ofrecen, basta con echar un vistazo.

Estos son unos de los muchos beneficios de las nuevas tecnologías por medio de tablets, teléfonos móviles y computadoras portátiles:

  • Pone al alcance todo tipo de información.
  • Facilita nuevas formas de comunicación instantánea a distancia.
  • Ofrecen una cantidad impresionante de recursos para la diversión y el entretenimiento.
  • Muchos dispositivos se pueden utilizar como agenda, alarma, calculadora, GPS, lámpara, reloj, cámara de alta definición, y una cantidad de aplicaciones increíbles, incluyendo la oportunidad de tener acceso a las diferentes redes sociales, así como enviar la ubicación exacta del dispositivo.

Por otro lado las consolas de videojuegos de última generación (on-line) también tienen grandes beneficios:

  • Entretienen y divierten ahora de forma grupal y a distancia, esto quiere decir que los jugadores son varios y están en diferentes lugares.
  • Potencian habilidades psicomotrices, y favorecen el desarrollo de procesos cognitivos como la atención, la concentración, la percepción, la memoria a corto plazo, entre otros.

Otro de los factores que han ocasionado este descontrol, es la escasa o nula supervisión que ofrecemos como padres cuando los hijos están “conectados”. Para muchos padres, estos dispositivos llegaron para “salvarles la vida” pues los han convertido en la nana del pequeño, y en el refugio de los más grandes; “es que así se entretiene y no da lata” me decía un padre quien por cierto también estaba muy metido en su propio teléfono inteligente.

La supervisión genera control y establece limitantes al uso indiscriminado que muchos hijos están haciendo de estas nuevas tecnologías, pero ¿cómo supervisar si no tenemos tiempo, o de tecnología sabemos casi nada?

Las consecuencias de estas nuevas tecnologías fuera de nuestro control, son bastante considerables:

  • La perdida de valioso tiempo que debería ser empleado quizá para hacer tareas escolares o trabajos domésticos.
  • Desarrollo psicosocial afectado por el estancamiento generado, a raíz del increíble aislamiento que se vive ya sea en videojuegos o redes sociales.
  • Pérdida de la noción del tiempo dado que el sistema de auto-regulación ya no es eficaz.
  • Con acceso ilimitado a información no adecuada, dañina, falsa, etc., que termina afectando la percepción que el niño y el adolescente tiene de la vida, llevándole a decisiones arriesgadas.
  • Asertividad afectada al punto, de tener la necesidad de utilizar los dispositivos electrónicos y las redes sociales como medio para comunicarse, ya que cara a cara les resulta cada día más aversivo.
  • Fuerte tendencia en la mayoría de los usuarios, a mantenerse al día en relación a dispositivos electrónicos y aplicaciones, dándole paso a la cultura del consumismo compulsivo.
  • Riesgo elevado por la alta exposición, a desarrollar una conducta dependiente del dispositivo o internet, dándole paso a una lamentable tecno-adicción.

No podemos negarnos a esta realidad, el internet y las nuevas tecnologías llegaron no sólo para quedarse, sino para facilitar la vida del ser humano influyendo en nuestra dinámica diaria; entonces prohibir no es la solución ¿Qué hacer?

Capacítate en las nuevas tecnología. Es importante que conozcas los alcances de los dispositivos electrónicos que le estás facilitando a tus hijos. Que la responsabilidad no se limite a comprar el dispositivo, también debes saber lo que es capaz de lograrse con uno de estos aparatos, en las manos de tu hijo.

Reglamenta el tiempo de uso. Toma en cuenta que entre más tiempo esté expuesto al dispositivo, mayor será el riesgo de desarrollar una tecno adicción. Ustedes como padres deben establecer el tiempo en el que sus hijos estarán “conectados” a la red, ya sea para navegar, video-jugar, o estar en su red social. No más de noventa minutos diarios.

Si se trata de elegir regalos para esta navidad, opta por los juegos de mesa, son excelentes alternativas para fomentar la convivencia familiar. También puedes comprarle un balón de futbol, una bicicleta, una patineta, etc. Antes de reemplazar un videojuego o un dispositivo electrónico por uno más moderno pregúntate: ¿lo necesita?, ¿ya se descompuso el que tiene?, ¿es de clasificación para su edad?

No compres un dispositivo electrónico que el día de mañana se convertirá en tú principal enemigo a vencer.

 

 

El autor es Psicólogo clínico especialista en adolescentes

www.gabrielbello.com   (664) 386.9773

 

Comentarios

comentarios