Ángel Valra, 50 años de trayectoria…. y va por más

Ángel Valra, 50 años de trayectoria…. y va por más

Ángel Valra, 50 años de trayectoria
…. y va por más

Una charla con el pintor bajacaliforniano que nos permite conocer un poco sobre la profundidad de sus pensamientos, sus convicciones  y su talento indiscutible, el que quiere compartir con los niños, porque ante todo: privilegia el servicio

 

POR ANA PATRICIA VALAY

 

Con una personalidad inquebrantable, la voz crítica que llevará consigo hasta sus últimos días, y un talento reconocido internacionalmente que no mengua, es cómo disfruta el presente, el gran artista visual bajacaliforniano, Ángel Valra.

El gusto por pintar le viene desde los diez años, época en que también afloró su férrea voluntad de destacar y distinguirse, por lo que se propuso dibujar bien. “Me hice el mejor dibujante que pude. Empecé dibujando a mis hermanos, y luego pintaba a todos los que llegaban a casa, a los niños de la colonia Esperanza de Mexicali donde nací”, nos comparte.

 

Y, ¿cómo es qué decidió ser maestro?

—Porque ser maestro es una tradición familiar. Era algo más económico y había que ayudar a la familia.  Me vine a Tijuana porque el inspector escolar me mandó a esta ciudad y Tijuana era mi meta en la vida, salir del infierno para entrar al paraíso.

—Me hice maestro sin tener esa formación, pero cuando me di cuenta que estaba frente a niños, me provocaban mucho respeto. Después estudié en la escuela normal de 1962-1965, luego en artes plásticas del 62-63, y también fui entrenador de futbol, y fuimos campeones.

Actualmente el maestro Valra da clases en el CEART…  “hay una relación extraordinaria. Es el lugar más armonioso donde he trabajado en mi vida”, confiesa.

 

…y mientras platicamos, reflexiona sobre el servicio.

—La realidad más grande es que México necesita gente que le guste servir sin esperar hacerse millonario. La educación es un servicio, yo soy un maestro por vocación.

 

—Y entonces, centramos la charla en su pasión: pintar.

“El color tiene cinco dimensiones: identidad,  la intensidad, la tonalidad, qué tanta cantidad de luz, etc.  Todo esto cuando estás pintando lo tienes que tomar en cuenta, pero con todo sinceridad, hay algunos a los que ello no les ha pasado por la mente, y a veces erróneamente se piensa que la emoción nos hace artistas, pero no es así. El oficio es la ciencia, y el trabajo de cincuenta años… es el estilo… Tampoco es una cuestión académica, eso es el reducto de los que creen que yendo a la escuela de arte, se convertirán en pintores”.

“Se necesita honradez de alma de oficio, de espíritu. Tiene uno que trabajar mucho y aprender”.

 

Y vuelve a la reflexión…

—La falta de autenticidad, la trampa es lo que más me molesta en la vida. Hay una tendencia a eso.

 

Maestro, ¿y cuál es la clave de su éxito?

Es importante el conocimiento del oficio… Me hice pintor con el óleo. Un color se seca en un año, primero en la superficie y luego lo de abajo. Permite trabajar con mucho cuidado porque la pintura está fresca, y la regla de oro es no añadirle nada.

Pinto en acrílico, con acuarela, he hecho grabado, dibujo directamente con el metal,

y no me niego a experimentar. Cuando pinto un cuadro no tengo la menor idea de lo que va a suceder en la tela…

 

Sé que usted también ha hecho mucho retrato, ¿cuál es el que le ha parecido el mejor?

El mejor retrato de mi vida es el de mi madre. Cuando ella falleció la pinté e hice su retrato de memoria, de la imagen que tenía de mi madre. Lo hice con carbón. Y entre los cuadros que me han marcado está el de Rumbo a Macondo que le vendí a una costurera, y que pinté cuando tenía 25 años.

 

¿Y cuál es el momento que hoy vive con su obra maestro?

Mis cuadros son ahora más radicales porque los quiero de mayores tamaños, quiero decorar con mi obra instituciones educativas, y que hagamos museos pequeños. Son los proyectos que tengo para servir a mi estado.

 

¿Y qué es lo que más le importa en la vida?

—Una cosa para mi central es la familia. “Y lo más importante para mí es el nacimiento de Sabina, porque las mujeres son la fuente de todos los grandes bienes. Creo que la inteligencia es femenina. Mi hija es el centro de mi vida”.

 

¿Y a qué aspira hoy por hoy?

—No soy extraordinario, pero quiero serlo… no quiero controversias, porque lo único que logran es separar. Y algo de lo que estoy convencido es que quienes me critican, no me conocen.

 

 

“Mis cuadros son ahora más radicales porque los quiero de mayores tamaños, quiero decorar con mi obra instituciones educativas, y que hagamos museos pequeños. Son los proyectos que tengo para servir a mi estado”.

 

Algunos logros importantes de su trayectoria:

  • En 1969 la Revista Siempre publicó un número especial de aniversario en el que presentó una pintura de Valra llamada Don Quijote. Ello le permitió alternar con grandes como Siqueiros, Tamayo, y José Luis Cuevas entre otros.
  • En los 70’s funda en TJ su escuela de artes plásticas, afiliada a Bellas Artes.
  • Dio clases de pintura por 14 años, en las escuelas primarias públicas.
  • en Bienales de 1992 y 1996 en las que fue seleccionado para exponer en el Museo Rufino Tamayo.
  • Su obra se expuso en 1991 en una muestra colectiva de los mejores pintores de México en el Museo de Arte Moderno de la CDMX.
  • De 1983 a1986 asumió la Dirección de la Casa de la Cultura de Tijuana
  • En 2012, fue incluido en el paseo de la fama de Tijuana.
  • Su obra se sigue exponiendo en varios recintos culturales de Tijuana y es catedrático del ICAM.

 

Comentarios

comentarios