Ángel Daniel Arteaga del Toro, el arte como lenguaje universal

Ángel Daniel Arteaga del Toro, el arte como lenguaje universal

Por Brenda Colón

Cuando llego a la casa de Ángel estoy un tanto emocionada, la historia llegó a la redacción de “Mujer Actual” por un mensaje de facebook donde nos pedían hablar sobre la historia de este joven que a pesar de tener autismo, había encontrado en la pintura una manera de expresarse.

Me recibe su mamá, la señora Leonora del Toro, con una gran sonrisa y rápidamente me invita a pasar, lo primero que veo es un lienzo y un kit de pintura que asumo, pertenecen a Ángel, y unos cuantos pasos más adelante lo encuentro sentado en el sofá con Ángel Arteaga, su padre, y Claudia Fonseca, fundadora de la asociación civil “Voz del Autismo.

Minutos después empezamos la historia, nos rodean varias de las pinturas que Ángel ha elaborado, lienzos llenos de color, de diferentes tamaños con trazos fuertes y claros, entre las líneas se dibujan siluetas de rostros, perros, caballos y más, Leonora es quien mejor explica la obra de su hijo.

La vida con un niño especial

Ángel Daniel nació en Tijuana hace 23 años. Después de llevar la vida normal de cualquier niño, jugar a la pelota, clasificar figuras geométricas, decir algunas palabras, su familia observó un retroceso.

De un día para otro Ángel cambió, se le hablaba y no respondía, dejó de jugar, se volvió un niño difícil…le habían diagnosticado autismo y su vida y la de su familia dio un giro inesperado.

¿Qué hacer con un niño especial? “Eventualmente te das cuenta que tu hijo sólo dependerá de ti en todos los aspectos y ahí puedes tomar el rol de víctima y ser pasivo o bien, levantarte, tratarlo como tratarías a cualquier niño y afrontar los retos que nos fuera presentando la vida, hacer todo para tener una familia feliz”, comenta la señora Leonora. Más de 20 años han transcurrido en terapias, escuelas de educación especial, tratamientos y todo aquello que le pudiera ayudar , pero el gran cambio lo hizo su gusto por las artes plásticas, algo que manifestó a los 13 años.

“La pintura no era parte de las terapias de Ángel, empezó solo. Su hermana estuvo en Arquitectura y ahí llevaba un estuche de plumones y acuarelas, Ángel iba a su cuarto y agarraba las pinturas y entonces le compramos los mismos materiales, ahí fue donde empezó a desarrollar su facilidad para el arte, él pintaba aquí en la casa”, explica la señora Leonora.

Así, Ángel encontró la forma de expresarse y comunicarse con el mundo. No sólo mejoró sus habilidades motoras a través de la pintura, sino que empezó a prosperar y mostrar avances en otras áreas.

El maestro Francisco Chávez Corrujedo

Por 10 años Ángel ha aprendido del maestro Francisco Chávez Corrujedo, dentro del taller de Artes Plásticas de la Universidad Autónoma de Baja California, pero no siempre hubo esta relación, al principio el artista se negaba a ser su maestro.

“La maestra Meli Pérez vio los cuadros de Ángel y nos los pidió prestados para una clase, fue y los mostró a sus alumnos para conocer sus comentarios, ellos pensaron que la maestra los había hecho y elogiaron las obras, después les aclaró los detalles del autor y todos se sorprendieron. Posteriormente la maestra se topó con el artista Francisco Chávez Corrujedo y le preguntó si aceptaría al autor de esos cuadros en sus clases, el maestro aceptó sin dudarlo pero después Meli agregó que el joven artista padecía autismo y entonces tuvimos que insistir mucho, se escondía, le inquietaba trabajar con un niño especial, decía que no sabría como enseñarle, hasta que mi hija nos dijo que era papá de una de sus amigas, se habló con él y accedió” recuerdan los padres de Ángel.

Hoy el joven es todo un artista, ya sigue instrucciones sencillas, contesta cuando le preguntas algo básico, y su comportamiento ha mejorado. Ángel muestra un control completo en cómo y cuándo el pinta. Mientras me comparte de sus galletas le pregunto por su color favorito y me dice que es el rojo, le digo que sus pinturas son muy bonitas y voltea a ver su madre expresando “Universidad”.

Los padres me explican que para Ángel el ver su equipo de trabajo en la puerta es señal de que irá a su taller, insiste constantemente en que deben irse y sus padres me dicen que así es su vida, una serie de acciones que siempre se repiten y que siempre deben ser de la misma manera, así funciona la mente de las personas con autismo.

“Sus comportamientos y niveles de frustración típicos del autismo han mejorado significativamente en la medida en que ha tenido acceso a crear su arte de una manera regular” me dice su padre. Sus padres le llevan los materiales y el realiza la pintura con sus manos sobre el lienzo, combina los colores para crear nuevos matices y el tiempo se le pasa volando, puede crear una pintura completa en menos de una hora. Actualmente realiza sus obras dentro del taller al que asiste pero cuenta con un espacio en casa por si quisiera seguir trabajando.

Cada obra tiene su historia y sus padres me explican lo que cada una de ellas quiere decir. Cualquier espectador verá que cada obra tiene un mensaje escondido, además muestra cómo una persona con autismo percibe la vida, se comunica a través de cada una de ellas. 

Una carrera llena de éxito

En diciembre del 2015 se cumplen 10 años de su primera exposición individual en la Casa de la Cultura Altamira. Desde aquel momento su familia ha procurado tener una exposición individual por año, ya ha estado en el Palacio de la Cultura, Casa de la Cultura de Playas de Tijuana, en el Multiforo del ICBC, en la Universidad Autónoma de Baja California, en la Universidad Iberoamericana, en Bodegas de Santo Tomás y la más reciente en el vestíbulo de la Sala de Espectáculos del Centro Cultural Tijuana. Este mes de abril colaborará con DIF Baja California durante las actividades con motivo del día mundial del autismo y también ha recibido invitaciones para exponer sus obras en el extranjero.

“Yo les diría a los padres de niños especiales como Ángel que no se rindan, que le sigan buscando, todos tienen una habilidad para algo, que la encuentren…tienen que ir probando poco a poco, uno adivina qué es lo que necesitan, esto nos ayuda a dejarles un proyecto de vida, ahí es donde debemos de atenderles”, enfatizan los padres de Ángel, “Sabemos sobre la discapacidad del autismo, pero hoy sólo vemos la capacidad del autismo que puede haber si les damos las herramientas y el apoyo necesario para que tengan una mejor calidad de vida”, mencionan al finalizar la entrevista.

Para conocer más de la obra de Ángel, su familia ha creado una página de Facebook donde muestran sus pinturas y anuncian sus próximas exhibiciones.

 

Comentarios

comentarios