“Amor violento”

“Amor violento”

TU PAREJA

 

POR MAYRA MEDINA DE HIJAR

 

Hay personas que creen que la conducta violenta es algo “normal” en las parejas y que difícilmente pueden evitarla, tal como decían las abuelas: ¨es la sal y la pimienta del matrimonio” o “es la cruz que nos toca”.

Por ideas de este tipo, hubo y hay parejas que terminan cayendo en modelos de convivencia nocivos, que de alguna manera, por cultura o aprendizaje familiar, adoptan como la forma correcta de relacionarse.

 

Violencia psicológica

Existen parejas que acostumbran discutir para casi todo, al más puro estilo de drama televisivo. Piensan que esa es una puerta obligada por la que hay que pasar para llegar a decisiones finales. Ese deseo de dominar o intimidar a la pareja para obtener lo que queremos, representa un ejercicio psicológico violento, del poder que queremos ejercer sobre el otro.

Otra forma de violencia psicológica bastante común ocurre cuando cariñosa y sutilmente expresamos el cómo quisiéramos que fuera o que dijera, o hiciera tal o cual cosa nuestra pareja, y que él o ella por amor ciego y/o complacencia pura, llegara a modificar para nosotros….. porque nos ama.

Humillar o hacer menos a la pareja ya sea en privado o en público, también nos hace sentir ganadores. Controlar desde su ropa, su caminado, sus acciones, palabras y hasta sus ideas, resulta algo muy frecuente. En muchas ocasiones este tipo de control no aparece tras años de matrimonio o de relación, sino que surge justamente durante el los primeros días del enamoramiento.

 

Comunicación agresiva

La violencia psicológica puede expresarse en algunas de estas formas, sin importar el estado civil de la pareja:

  • A través de ofensas y/o groserías.
  • Haciendo uso de apodos o etiquetas para menospreciar, ridiculizar y humillar en público y/o en privado. Generalmente la agresión tiene que ver con el aspecto físico, la conducta o la capacidad intelectual de la pareja.
  • Buscando crear confusión a propósito. Adjudicándole a la pareja cosas como una supuesta locura, ideas extrañas, errores, malos entendidos, influencia de amistades o amigos, etc.
  • Tratando de impedirle tomar decisiones, o imponiendo las suyas sobre la ropa, peinado, uso del dinero personal, elección de amigos o de empleo, etc.
  • Culpando a la pareja de todos sus problemas y de los de la relación en general.
  • Siendo indiferente absoluto o muy intimidante.
  • Mostrando una bondad aparente hacia el agredido, estando enfrente de los demás.

 

Toma en cuenta:

  • Cualquier persona puede ser agresor o víctima, sin importar raza, sexo, edad, religión, condición social o educación.
  • La violencia psicológica puede llegar a ser mortal. Aunque los ejemplos que he mencionado no se vean como conductas criminales, sí pueden convertirse en violencia de tipo física, sexual o en acoso.
  • Infórmate e informa a las personas en quienes confíes.
  • Previene y atiéndete profesionalmente.
  • Ten el control de tu vida, y no le des permiso a nadie de agredirte sólo porque dice amarte, o peor aún, porque crees que te ama.

 

Comentarios

comentarios