ADOLESCENTES Y EL ALCOHOL

ADOLESCENTES Y EL ALCOHOL

Combinación letal

 

Por Ana Patricia Valay

Resulta increíble observar a padres de familia que les ofrecen alcohol a sus hijos estando estos aún en la niñez o en la adolescencia.

Muy común hoy en día es que observar que en las vinícolas de Valle de Guadalupe les den a probar un poco de vino a sus pequeños, o incluso percatarnos como en alguna fiesta familiar que tiene lugar en casa, se les dé el típico “traguito” para que prueben un poco de alcohol.

Pero, ¿esto es positivo, totalmente inofensivo?, ¿qué dicen los expertos?

Para Salvador Gallegos Mondragón, psicólogo clínica con especialidad en terapia Gestalt y en adicciones, psicoterapeuta en la Clínica Libre, de Tijuana, la respuesta es un rotundo NO.

 

¿Qué tan bueno o malo es darle a probar alcohol a los niños o adolescentes?

—Totalmente malo. Por estudios que se han hecho, se ha visto que hay una mayor propensión al alcohol en adolescentes y niños que han tenido contacto en casa con el alcohol, pues se da un mensaje de que es saludable, normal, y permitido. Aparte de que sí llegan a haber algunas afectaciones en el desarrollo si es prolongado.

 

Hipótesis del Doble Golpe

—Hay una hipótesis del doble golpe: un factor genético y otro ambiental, pues puede haber gente que tenga predisposición genética a la adicción, y si lo juntas con el ambiente, obviamente la persona puede caer en el consumismo o más grave aún,  hasta en el alcoholismo. Si hay un niño o adolescente que tenga predisposición genética, y luego el ambiente también está contribuyendo a que consuma, pues va a incidir en el. Recordemos que el alcohol es un gusto adquirido.

 

¿Y qué busca el adolescente en los primeros contactos con el alcohol?

—Busca el efecto por inhibición, porque si bien el alcohol no es un estimulante, mucha gente dice: me da energía, me siento bien, aunque realmente es un depresor, pero tiene una acción inhibidora mentalmente. El alcohol llega a disminuir al súper yo mentalmente, que es el que nos maneja ante la sociedad, ante las reglas y normas. Entonces en el adolescente es más fácil enfrentar ciertas situaciones con el efecto del alcohol, y ahí que ya hay una mala educación puede surgir una adicción.

 

¿Es posible que los adolescentes o niños se vuelquen hacia el alcohol, sólo si se les da permiso de probarlo?

—No, porque aunque no se los den,  si en casa hay fiestas o borracheras, de todas maneras el niño y adolescente se acostumbran, y se habitúan a un comportamiento o un ambiente de alcohol. Y empiezan a asociar diversión con alcohol. Entonces es muy común que por imitación, el adolescente vaya a probar, aunque no le guste el sabor. Lo hace porque los demás lo ven.

—Y es que un adolescente está en plena formación, y en esa transición de niño a adulto. Está buscando mucho de su identidad.

 

¿Cuál es la comunicación que se debe entablar entre padres e hijos en torno al alcohol?

—En eso debe de tener cuidado y mucho, de que lo se debe fomentar es una buena relación, una buena plática, convivencia de padres a hijos, pues ahorita por la dinámica de la sociedad y laborales, se vive una neurosis, se vive en lo monótono, en lo rápido, y se pierde ese contacto íntimo, cercano y de confianza con el hijo.

—Entonces ¿qué llega a suceder con el hijo adolescente o el menor? Pues que esa personita empieza a tener otro tipo de información, otros contactos que no son necesariamente buenos, porque no están los papás ahí.

 

¿Porqué preocupa tanto el consumo del alcohol?

—Porque es la puerta de inicio a muchas drogas. Desafortunadamente está incrementándose como droga de inicio la mariguana, pero todavía no supera al alcohol que es la sustancia con la que se inicia el consumo de otras drogas. Y sí hay una dependencia tanto física como psicológica. El uso, abuso y posteriormente, el alcoholismo.

—Aquí en México el índice de alcoholismo es muy alto, más en hombres. En mujeres se ha estado incrementando por las cuestiones de género, porque la mujer que toma y se alcoholiza ya no está tan desprestigiada o marcada como antes. Entonces ahorita ya hay una mayor apertura y es más aceptable y ya fomenta que las mujeres tomen o que los niños y adolescentes también ingieran el alcohol pues es una droga legal y socialmente aceptada.

 

Clínica Libre

PSICOTERAPEUTA Salvador Gallegos

Teléfonos 636 60 06 y 637 17 11

 

 

 

 

 

 

 

ESTADÍSTICAS A

TOMAR EN CUENTA.

 

– Según la Encuesta Nacional de Adicciones 2011, realizada entre personas de 12 a 65 años de edad, más de la mitad empezaron a beber alcohol antes de los 17 años
– Cuando los datos se analizan por sexo, el 65% de los hombres y el 43% de las mujeres dice haber iniciado el consumo de alcohol en la adolescencia
– Esta misma encuesta muestra que casi 5 millones de personas ya presentan dependencia al alcohol

Comentarios

comentarios