Adicción al amor

Adicción al amor

Buscar con desesperación el amor y la aprobación de la persona amada, se puede convertir en una enfermedad y una locura

 

POR BECKY KRINSKY

Obvio que el tener una relación afectiva sana, es una cuestión positiva y hasta necesaria para la salud emocional y la estabilidad mental, pero cuando esta necesidad se torna en una obsesión, o en una lucha por obtener la atención y el cariño de la persona que no tiene interés en tener una relación estable, entonces la pesadilla por recuperar ese amor se convierte en un comportamiento adictivo.

Sin querer, la persona que necesita sentirse querida, pierde el control de sus acciones, de sus valores y hasta se le olvida la vergüenza.  Vive y piensa sólo en función de cómo poder recuperar la “fantasía del amor”, sin darse cuenta de que haga lo que haga, ese sentir es sólo una ilusión irreal, ya que su adicción al amor le impide reconocer el vacío emocional que siente.

Posiblemente este sentimiento tiene que ver más con su baja autoestima, y no tanto con la carencia de amor que otros le han dejado, pero la desesperación que la persona adicta al amor siente  por obtener atención y cariño, se asemeja al sentimiento de abstinencia y desequilibrio que experimenta una persona cuando es adicta al consumo de drogas o alcohol.

 

Tratando de llenar un vacío

La persona adicta al amor hace lo que sea con tal de tratar de recuperar el amor de la persona que ama.  Tristemente tan sólo pasa el efecto del romance o la pasión, y el sentimiento de soledad, vacío o culpa resurgen, y la adicción se fortalece. El problema se agrava cuando uno de los integrantes de la relación adictiva decide terminar, disolviendo la relación de pareja, entonces la ruptura causa un desastre emocional terrible.  La persona adicta al amor siente un abandono y una traición que trastorna sus instintos, haciéndole perder la noción de la realidad, y hasta deja de reconocer la perspectiva de las cuestiones simples.

Así, la adicción se agudiza, y se trata de recuperar el amor que ya no existe, aferrándose a la relación que se idealizó, y a los recuerdos que se inmortalizan como bellas  fantasías, aunque en realidad pudieron haber sido peleas espantosas.

 

Síntomas de la adicción al amor

Como comentaba más arriba, la adicción al amor tiene síntomas similares a las adicciones a las drogas o al alcohol, ya que la nostalgia produce: insomnio, depresión, soledad y pérdida de identidad.

Un corazón roto no distingue la realidad, y su dolor es intenso y difícil de sanar.  Es una lucha por encontrar algo que ya no existe, con el fin de sentirse mejor. Es convertirse en un esclavo de sus propios recuerdos.

Para salir de esta adicción es necesario aprender a  callar, y a enfocar  la mente con pensamientos claros y positivos, y obtener herramientas prácticas para fortalecer el alma, y recuperar  el amor propio y la dignidad. Es una lucha con la mente que se conquista con determinación.

 

La receta

Sanando el corazón lastimado

Ingredientes:

  • 1 pieza de aceptación – Reconocer el fin de la relación
  • 2 pedazos de gratitud –  Apreciar los aprendizajes y los  recuerdos
  • 1 ramita de fortaleza –  Resistencia al dolor, y amor propio
  • 2 cucharadas de perspectiva – Visión global de la vida, ubicando a la relación en el ciclo adecuado
  • 1 pizca de humor – Recordar con alegría y gusto los buenos momentos, encontrar una razón para reír siempre

 

Afirmación positiva:

Agradezco los buenos momentos y las experiencias que tuve con mi pareja, mientras perduró la relación. Hoy tengo la fortaleza para encontrar valor y continuar mi vida con alegría y gratitud. Encuentro armonía y paz en mi corazón. Tengo fe en que pronto encontraré a la relación que me complemente y me haga sentir mejor.  

 

 ¿Cómo te recuperas de un corazón roto? 

  1. Sin el amor propio no se puede tener una relación sana y estable. Cuando uno se aprende a querer, se valora y se respeta, sus relaciones con los demás son positivas, y motivan a tener una mejor vida, libre de adicciones o de drama.
  2. Toda persona tiene el poder para elegir sufrir o superar el amor perdido. La aceptación es vital para poder continuar.  Negar y evadir los sentimientos sólo produce más dolor y culpa. La persona que ha sido lastimada tiene el derecho a llorar, sentir dolor y sufrir, y por el otro lado puede soltar el dolor y encontrar el sol.
  3. El amor es una decisión personal, y nadie puede forzarlo. Si ya no te quieren, ni porque les ruegues te pueden querer. Nadie se merece tener que mendigar para que lo quieran, y mucho menos tiene que aguantar malos tratos de quien no lo respeta ni lo valora.

 

No te aferres al amor perdido, libera tus pensamientos y cambia tu destino.

 

Comentarios

comentarios