¿Aceptas tus debilidades?

¿Aceptas tus debilidades?

Cada persona tiene algo que le molesta,
aunque no lo reconozca en público

 

Por Becky Krinsky

Qué difícil es hablar de las cosas que molestan y limitan. Las debilidades se consideran como aspectos negativos; tabúes íntimos de los que es mejor no platicar, ya que producen dolor e incomodidad.

Una debilidad puede ser desde un defecto físico: estatura, una cicatriz, o un ojo disfuncional, hasta un temperamento impulsivo, el ser introvertido, o el no poder hablar con gente desconocida, entre otras cosas.

En realidad las debilidades no limitan, sino todo lo contrario. Estas condiciones personales son las mejores oportunidades que se tiene para pulir el carácter, crecer y sobre todo para superar la prueba mayor, el aceptarse a uno mismo con todo lo bueno y lo malo que se tiene.

Conocer las debilidades es un símbolo de fortaleza. Las personas que tienen el valor de aceptar que no todo lo que son debe de ser bueno, positivo o brillante, también tienen el mérito de poder reconocer lo que no es tan bello, lo que quizá los hace dudar, y lo que les puede producir problemas con otros; esto es valioso y tiene una razón de ser.

La persona que no puede aceptar sus debilidades, que las niega y las encubre, vive en una “montaña rusa”, donde sus emociones suben y bajan inesperadamente. Sus estados de ánimo, miedos, ansiedades y secretos los controlan. Se sienten ofendidos fácilmente, porque creen que lo que están ‘encubriendo’ los delata.

Al ignorar las debilidades, las personas se tornan en seres irritables, enojones, acomplejados, que proyectan su desaprobación, ocultándola bajo comportamientos que irritan, ignoran, desprecian y lastiman a la gente que los quiere o está cerca de ellos.

Cuando no se tiene el valor de aceptar y vivir en armonía con las debilidades propias, entonces esas mismas limitaciones convierten a la persona en tirano, buscando el control sobre los demás; utilizan sus enojos y resentimientos para provocar sentimiento de culpabilidad.

Así se protegen, y nadie los puede confrontar, ni exponer su situación de sentirse menos. Le dan poca importancia a todo lo que otras personas hacen por ellos; pretenden que todo es insignificante, y nada es suficiente.

Es impresiónate lo que sucede cuando no se aceptan las debilidades. Estas pueden crear daños profundos en la personalidad, ya que la persona que ignora sus flaquezas, tiende a juzgarse, y a comparar a todos y a todo constantemente. Siempre encuentran al amigo que tiene más, o al vecino que es menos. Clasifican a todas las personas como inferiores o superiores, catalogando a la gente de acuerdo con su aspecto exterior, ingresos, logros, y otros factores superficiales; hacen que sus relaciones se conviertan en competitivas luchas de poder.

En realidad las debilidades pueden levantar el carácter e impulsar la aceptación y el amor propio, pero también pueden romper a la persona, hundirla y dejarla emocionalmente paralizada. La decisión de cómo percibir y tratar las debilidades, es absolutamente personal. Cada quien tiene la libertad de aceptarse con todos sus defectos y limitaciones, o negarlos y sufrir las consecuencias.

Después de todo nadie es perfecto.

La receta Ama tus debilidades

Ingredientes

• 1 taza de conciencia – reflexión y aceptación de la personalidad propia.
• 1 taza de fortaleza – valor para trabajar en sí mismo, sin reproches ni criticas.
• 1 manojo de perdón – compasión por las fallas y las limitaciones personales.
• 2 cucharadas de flexibilidad – cualidad para cambiar y redirigir los comportamientos.
• 1 rebanada de gratitud – reconocimiento por lo que se es, y lo que se ha logrado hacer.

Recomendación del chef

¿Cómo encontrar el balance en tu persona?

1. Nada es permanente, y hasta las debilidades más mezquinas se pueden transformar. Posiblemente las virtudes positivas puedan perdurar más fácilmente, ya que siempre habrá como nutrirlas. Sin embargo, todo lo malo también se puede transformar, sobre todo cuando uno lo llega a reconocer.

2. Un acto de auto-disciplina es también un acto de auto-respeto y de amor propio. Toda acción por más pequeña que sea, cuenta. Sentir el placer de triunfar sobre uno mismo, conquistando las debilidades, forja un carácter superado y fortalecido.

3. Cuando se perciben las debilidades como oportunidades para crecer hasta se les aprende a apreciar. Es importante reconocer que todo lo que se tiene, es precisamente lo que se necesita para desarrollar la misión de vida personal.

¿YA ERES PARTE DE NUESTRO GRUPO?
PAG WEB www.recetasparalavida.com
FACEBOOK recetasparalavida
TWITTER @recipesforlife

Comentarios

comentarios