A cada vino su copa

A cada vino su copa

A cada vino su copa

POR ANA LAURA MARTÍNEZ GARDOQUI

Si bien antiguamente se tomaban los vinos en copas de diversos materiales como la cerámica, la porcelana o la madera, con el tiempo se fue popularizando cada vez más el uso de las copas de cristal para saborear mejor todas las cualidades del vino.

Las copas de cristal fino e incoloro, totalmente transparentes, son las que mejor nos dejan apreciar todos los matices del vino. Y es que, para saborearlo en su totalidad, no solamente es importante el sabor, sino todos los elementos como el color y el olor. Por ello, la forma de la copa es determinante a la hora de experimentar los aromas, y se adapta a cada tipo de vino y el momento en el que lo disfrutamos.

Las tres partes que conforman la copa de vino: pie, tallo y cáliz, determinarán su uso para un tipo de vino u otro.

 

¿Qué características se deben tener en cuenta a la hora de elegir y servir una copa de vino?

  1. Usar copas incoloras y transparentes de vidrio fino. Evitar copas con serigrafías y ornamentos para apreciar todas las cualidades del vino.
  2. No llenar la copa hasta arriba. Se recomienda incluso llenar la copa solamente un tercio para que el olor del vino pueda liberarse girando ligeramente la copa y oxigenándola, guardando los aromas en la parte superior.
  3. No calentar el vino tocando la copa, intentando sujetarla siempre por el tallo.
  4. Lavar las copas a mano de manera delicada, secándolas con un paño absorbente y guardándolas posteriormente colgadas boca abajo, para no almacenar malos olores y evitar que se deterioren.

 

CADA TIPO DE VINO CON SU COPA

  1. COPAS PARA VINOS TINTOS

Para los vinos tintos se utilizan las copas tradicionales de tulipa o las ovaladas con la boca ligeramente cerrada para concentrar el aroma y que el vino no se airee de forma excesiva. Los vinos crianza, reserva o gran reserva se servirán en una copa ligeramente mayor y algo más abierta. Por otro lado, los vinos tintos jóvenes y rosados pueden apreciarse al máximo en una copa ligeramente romboidal, más ancha a la mitad y más cerrada en la parte superior.

  1. COPAS PARA VINOS BLANCOS

Las copas para vinos blancos suelen aconsejarse ligeramente más pequeñas y estrechas que las del vino tinto para mantenerlos bien fríos. Por ello, tienen también un tallo más alto para poder agarrar la copa mejor sin calentar accidentalmente el vino.

  1. VINOS DULCES

Los vinos dulces suelen tomarse generalmente con el postre y en copas más bajitas, redondeadas y cerradas en la parte superior para mantener mejor los aromas afrutados de estos vinos.

  1. VINOS ESPUMOSOS

Se sirven en copas de tipo flauta, alargadas, altas y estrechas con el borde algo curvado. La idea de estas copas es brindar con ellas y evitar que se pierdan las burbujas con la boca ligeramente cerrada.

  1. MISCELÁNEA

Existen tipos de vinos tan reconocidos internacionalmente como el champán francés o el oporto, que cuentan con copas de formas especiales para potenciar las características propias del vino.

Fuente: Bodegas Monje Gastronomía, 2018

 

 

COPAS PARA EL VINO

Puckette, M. y Hammack, J. (2015), afirman que existen muchos tipos de copas para servir el vino de donde elegir. Aquí unos pocos hechos acerca de las copas de vino para ayudar a decidir qué cristalería es mejor.

 

VIDRIO VS. CRISTAL

Las copas de cristal reflejan la luz debido a su contenido mineral. Los minerales aportan dureza al cristal, permitiendo a las copas ser muy delgadas. Tradicionalmente, las copas de cristal son pesadas, pero actualmente hay muchas opciones de copas ligeras hechas con magnesio y zinc. Muchas copas de cristal ligeras son seguras para la máquina lavatrastos. Sin embargo, son porosas y deben ser lavadas a mano con jabones libres de aromas.

Las copas comunes de vidrio son técnicamente más frágiles que las de cristal, pero al hacerlas más gruesas son más durables. Éstas son también seguras para la máquina lavaplatos.

 

CÓMO AFECTA LA FORMA DE LA COPA, LA APRECIACIÓN DEL VINO

La forma del recipiente afecta la intensidad del aroma, mientras que el borde afecta cuánto vino impacta a tu paladar.

Un recipiente más redondo colecta más aromas por el mayor espacio de la superficie del vino expuesta al aire. Una copa más angosta recoge menos aromas, y tiene menos

Comentarios

comentarios