5 Consejos para aumentar las posibilidades de reconciliación en medio de una separación

5 Consejos para aumentar las posibilidades de reconciliación en medio de una separación

Por Psic. Daniel Vázquez Montaño

Cada separación conyugal tiene sus propios bemoles; en muchas, las posibilidades de volver son casi evidentes, el rompimiento es una ilusión. Sin embargo en muchas otras separaciones, las posibilidades de reconciliación no son tan claras, por lo que se deben manejar con mucho mayor cuidado si deseamos volver a estar con nuestra pareja.

En este artículo te daré 5 consejos para aumentar las posibilidades de una reconquista exitosa:

Dale espacio. Si tu pareja decidió irse o de manera clara y vehemente te ha pedido te vayas de la casa y no hay manera de eludir tal petición, es muy importante que una vez que se lleva a cabo la separación respetes el espacio que tu pareja te ha solicitado.

Normalmente se llega a estas situaciones después de un período desgastante de conflicto cotidiano, lo cual suele provocar hartazgo y/o agotamiento en la persona que opta por la separación. Verte, hablar contigo, mantendrá vivos estos sentimientos de animosidad hacia tu persona. Lo contrario, es decir, ceder el espacio que te piden, le permitirá a tu pareja descansar y relajarse y le dará la oportunidad de verte en un aire fresco.

Haz cambios. Si tu pareja te ha pedido cambios (lo más seguro es que sí) en tu persona o en alguna circunstancia que los haya estado afectando como pareja o familia, efectúalos. Es importante lo hagas de manera auténtica y no sólo para manipular la voluntad de tu pareja, de lo contrario será un movimiento sintético que tu pareja percibirá o en caso de volver contigo, muy pronto resurgirán los mismos problemas.

Enfócate en ti. Cuando nuestra pareja se aleja o nos pide nos alejemos, tendemos a obsesionarnos con él/ella y es muy fácil que nuestra vida empiece a girar en torno a su figura, lo cual sin duda aumentará en ti sentimientos de dolor, frustración e impotencia. El tiempo puede parecer detenerse. Lo más sano para todos es que te enfoques en tu persona: haz ejercicio, enfócate en tu trabajo, en tus hijos; retoma algún hobby o algún curso que has dejado pendiente. Mientras más ocupada y productiva te mantengas, mejor.

Enfócate en lo que está bajo tu control. Qué hace tu pareja en su tiempo libre, de quién recibe consejo o a quién frecuenta es algo que está completamente fuera de tu control. Te puedo garantizar, tratar de controlar esos factores será contraproducente. Lo más efectivo es enfocarte en aquello que está bajo tu control: tu propia conducta, los cambios a tu alcance y tu bienestar.

Evita los consejos bien intencionados. Cuando recién sucede una separación, la mayoría de las veces suele ser en medio del caos de arrebatos y emociones fuera de control. Lo primero que deseamos hacer (al menos una de las primeras cosas) es desahogarnos con nuestra familia y/o amigos. ¡Cuidado! Esto normalmente hace más daño que bien por un par de motivos: a) la persona a quien le platiques no será imparcial y b) lo más seguro es que sólo le platiques tu versión personal de los hechos (que estoy seguro, identificas como la puritita verdad), cuando sabemos que hay dos. El resultado van a ser consejos bien intencionados que versarán desde “mándala(o) al diablo” hasta “qué tonta(o) eres, tú tienes la culpa”, lo cual te dejará más confundida(o) o irritada(o) de lo que estabas antes de compartir lo que está pasando en tu matrimonio. Si tu necesidad de platicar con alguien es muy grande (y seguramente así será), busca alguien profesional. Puede ser el cura de tu iglesia, tu pastor o porque no, incluso un terapeuta de parejas.

Si tu vida matrimonial está pasando actualmente por una separación, espero estos consejos te den un pequeño norte sobre cómo manejar la situación. Estoy seguro tendrás muchas más preguntas; no dudes en escribirme.

Comentarios

comentarios