Carmen Navarro Pionera en traer la Moda Europea a Tijuana

Carmen Navarro Pionera en traer la Moda Europea a Tijuana

Carmen Navarro Pionera en traer la Moda Europea a Tijuana

 

POR ANA PATRICIA VALAY

 

Para lograr el éxito como empresaria, en el sector de la moda Europa, un mundo aún liderado por hombres, se necesitan varias características que Carmen Navarro reúne: entrega, pasión, trabajo, constancia, disciplina, congruencia entre el decir y hacer, innovación constante, y el ser agradecida.

Carmen es sin duda una mujer que inspira, pues a lo largo de casi tres décadas ha logrado abrirse paso en el Viejo Continente, con grandes diseñadores y dueños de marcas de prestigio, y también se ha sabido ganar un lugar entre las tijuanenses a quienes les gusta proyectar elegancia, seguridad, y un estilo propio: clásico, pero trendy, y muy femenino, como lo describe ella

Para quienes quisieran seguir sus pasos, les cuento un poco de su historia.

 

Todo parte de un sueño

Carmen llegó a Tijuana desde muy pequeñita, proveniente de Guadalajara, por lo que ya se considera de aquí.

“Vengo de una familia empresarial, de trabajo y esfuerzo. Mi papá tenía una fábrica de ropa y de salsas cascabel, y yo le ayudaba en Guadalajara, pero nos venimos a Tijuana porque él quería abrir una fábrica de medias. Recuerdo que me iba a trabajar con él desde chica (tenía 7 u 8 años) después de la escuela, y ¡me encantaba!  Desde pequeña he sido una persona de trabajo”.

“Siempre fui comerciante y vendía de todo, y como siempre me ha gustado la moda y la ropa, soñaba con tener un negocio propio; tenía muy claro lo que quería hacer con mi vida”.

“La pasión empezó a moverme, y estoy convencida de que no se necesita dinero cuando tienes muy claro lo que quieres hacer. Definitivamente Dios fue cumpliendo los sueños de mi corazón”.

 

Tocando puertas y trabajando mucho

A los 16 años, Carmen empezó a vender ropa de Los Ángeles, y de una manera circunstancial conoció a los dueños de Mochery, una de las marcas de mayor prestigio de aquel entonces. “Ellos me ayudaron muchísimo”, comenta.

“Luego conocí a gente que me conectó en Europa, que era mi sueño dorado, pero no sólo soñaba, trabajaba mucho, y se me empezaron a abrir las puertas, tanto así que me fui haciendo amiga de los dueños con quienes mantengo no sólo una relación laboral y de amistad de casi 25 años, sino que me dieron la exclusividad de sus marcas”.

“Para que se den una idea, cuando ordenas una marca, la tienes que pedir con un año de anticipación y yo tuve la experiencia de toparme con Dino Facchini, dueño de Byblos y Roco Barocco, siendo yo una chamaquita de 23 años, y cuando él escuchó todo lo que yo quería hacer, me dijo: “No sé por qué, pero te voy a ayudar a crecer”, y así ha sido. Me queda muy claro que Dios fue el que me dio gracia y favor, no sólo con él, sino con todos mis proveedores de Europa”.

Hoy Carmen tiene la exclusividad de varias marcas europeas, y sigue trabajando arduamente, pues viaja a Europa cada año para buscar relacionarse con nuevos proveedores, así como para escoger la ropa de temporada.

 

—Contrario a lo que se pensaría, el mundo de la moda sigue siendo uno de hombres, ¿cómo lo viviste tú?

—Si creo que por ser mujer tienes un poco más de obstáculos, porque piensan que NO puedes ser tan atrevida en el mundo de los negocios, pero con la constancia, uno se tiene que ir abriendo puertas. Te vas ganando la credibilidad. No es fácil sin duda para una mujer salir adelante.

 

¿Qué le dirías a quien quisiera emprender con éxito?

—Le diría que no tenga miedo, porque el miedo es el enemigo número uno del éxito; el miedo paraliza.

 

¿Y qué consejos podrías darles a las nuevas generaciones? 

—Les aconsejaría que aprendan que se puede empezar con poco, y que logren y busquen el equilibrio. La disciplina también es muy importante porque luego se quiere todo fácil, y en la vida real no todo es así. Tiene que haber enfoque para ir construyendo, porque a veces se quiere todo ya construido. Les diría que no se desesperen, y que las cosas no son desechables, hay que enamorarse de lo que uno está haciendo.

Además de que Carmen Navarro es una mujer emprendedora, empresaria y visionaria, trata siempre de poner a Dios en primer lugar de su vida, y continuamente está buscando permanecer en equilibrio, teniendo sus prioridades muy claras y definidas. Ella es, ante todo, una mujer agradecida con Dios, su familia, y con la comunidad Tijuanense que ha permitido que su sueño se haya hecho realidad.

 

En Breve

  • Autora Favorita: Joyce Meyer
  • Artículo Indispensable: El celular
  • Música Favorita: Depende de mi estado de ánimo
  • Mayor Fortaleza: Tener Palabra.
  • Mayor Debilidad: Soy muy sentimental

 

 

Si alguien quiere emprender con éxito, le diría que no tenga miedo, porque el miedo es el enemigo número uno del éxito; el miedo paraliza

 

Las batallas, se convierten en bendiciones

 

Comentarios

comentarios